La adopción por parte de la UE de una patente única europea, tras décadas de negociaciones, es saludado por los medios internacionales como un señal esperanzadora del fin de la incapacidad europea para cooperar en materia de propiedad intelectual. La norma permite proteger los inventos a nivel de toda la Unión sin que sea necesario registrarlo en cada estado. Sin embargo solo se podrá usar el francés, inglés y alemán. Italia y España han decidido no suscribir el acuerdo por considerar que esto es una desventaja competitiva. La prensa extranjera critica esta reacción de “divas” por motivos lingïsticos.

Banderas de la UE
(Foto: Flickr/Tpcom)

Handelsblatt habla de “ínfulas de divas del sur” cuando España e Italia apenas aportarn el 5% de las innovaciones en Europa. El editorial de Thomas Ludwig dice: “Italia y España están de morros en una esquina. `¡Precisamente ellos!´, nos gustaría exclamar. Pero qué más da: con el refuerzo de la cooperación en el ámbito de la propiedad intelectual, 25 de los 27 países miembros de la UE ponen por fin punto y final a un triste capítulo de incapacidad europea. La persistente crisis económica ha forzado a la mayoría de los estados a cambiar de opinión. Han tenido que reconocer que, bajo la presión competitiva de la globalización, sólo tendrá posibilidades de sobrevivir quien se adapte a las circunstancias. Aunque los italianos y españoles evoquen la belleza de su lengua, a la economía sólo le nteresan los costes ?? no las consonantes ni las vocales.

Ya es bastante escandaloso que sean precisamente dos grandes economías que en suma aportan poco más del 5% de las innovaciones en Europa las que han se han opuesto durante años, recurriendo incluso a los jueces de las instancias europeas más altas. ¡Habrían hecho mejor en impulsar la educación para dar alas al espíritu inventor en sus países! Que los socios de la UE ya no estén dispuestos a seguir doblegándose ante las ínfulas de las divas del sur es una señal prometedora para el mercado interior.”

Frankfurter Allgemeine Zeitung tacha de éxito con reservas la patente. El editorial de Corinna Budras señala: “La Unión Europea ha tardado nada menos que tres décadas en sacar adelante la patente europea unitaria. El núcleo del conflicto ha sido la disputa lingüística, sintomática de Europa, que no ha pudo solucionarse hasta el último momento. En consecuencia, ahora se quedan de puertas afuera dos grandes economías: España e Italia. Esto es más que un mero fallo estético y no representa precisamente el final de la tan criticada dispersión legal en el ámbito de las patentes. También los detalles del acuerdo demuestran lo lejos que se encuentra el sistema acordado ahora de una solución perfecta.

En Alemania se conocen muy bien las consecuencias de este tipo de compromisos vagos: las pequeñas y grandes deficiencias tendrán que pagarlas a partir de ahora los tribunales en numerosas sentencias individuales. Así pues, en un primer momento la inseguridad legal aumentará en lugar de remitir. Aun así, y a pesar de todas las disonancias, que se haya alcanzado un acuerdo después de treinta años es la auténtica buena noticia del día.”

Liberation destaca que la patente será válida en 25 de los 27 estados. La crónica de Jean Quatremer apunta: “Tras más de cuarenta años de vanas discusiones, el Parlamento europeo aprobó ayer la `patente única europea´ que permite proteger los inventos al nivel de la Unión sin que se necesite que cada Estado realice una petición. Pero, como nada es sencillo en el seno de la UE, la patente no será válida más que en 25 de los 27 estados miembros ya que Italia y España decidieron enfurruñarse por motivos lingüísticos.”

Corriere della Sera dice que sólo Roma y Madrid se quedan fuera a causa de la ventaja competitiva de usar solo tres lenguas.  Resaltan “El Parlamento Europeo ha aprobado la patente europea ?? en ??cooperación reforzada? entre 25 de los 27 países ?? completando así la luz verde del Consejo de los gobiernos de la UE. Italia y España se quedan fuera porque contestan la ventaja competitiva que para algunos países comporta el uso de tres lenguas solamente (inglés, francés y alemán). La Confederación de los Industriales italianos, favorable a la adhesión.

Italia y España seguirán registrando las patentes en las lenguas locales. Los competidores de los otros 25 países, si quieren tutelarse en los importantes mercados de Italia y España, tendrán que utilizar las lenguas de Dante y Cervantes.”

Gazeta Wyborcza recoge la desestimación del recurso de Italia y España. Explican: “El  Tribunal de Justicia de la UE va a desestimar el recurso presentado por España e Italia contra la decisión del Consejo de la UE de hace un año y medio referente a la colaboración comunitaria reforzada con el fin de crear un nuevo sistema de patente europea. Todavía no es la sentencia del Tribunal, sino la opinión de uno de sus abogados, Yves Bot. Este ha calificado todas las acusaciones de España e Italia de injustificados.  En su opinión, la creación de un sistema de patente europea garantizará una protección única en el territorio de varios estados miembros y favorecerá un desarrollo armonizado de toda la UE.”

Print Friendly, PDF & Email