La agencia británica y otros medios internacionales analizan la quiebra de la empresa de pescado gallega y sus implicaciones en el extranjero. Destacan los problemas de Pescanova con 45 bancos acreedores y cómo la entrada de inversores extranjeros, tras el colapso de las cajas de ahorro, ha ido sacando a la luz disfunciones en la empresa. Y añaden que el desplome de su valor bursátil ha dejado atrapados a muchos accionistas.

Reuters señala que inversores extranjeros en Pescanova han logrado destapar la cultura de secretismo del consejo, pero muchos han quedado atrapados. Explican: “Los problemas para la empresa surgieron del colapso de las cajas de ahorros españolas. Un ex ejecutivo de alto rango de Pescanova reveló a Reuters que Caixa Galicia y Caixa Nova -ahora absorbidas en un banco nacionalizado- prestaban al presidente Manuel Fernandez de Sousa en efectivo cada vez que tenía periódicos problemas de liquidez.

La pérdida del acceso al dinero fácil para Sousa no fue la única consecuencia de la nacionalización de las cajas de ahorros, que tenían hasta un 30% de Pescanova. Los bancos también se vieron obligados a vender sus participaciones, lo que abrió la puerta a nuevos inversores extranjeros y a puesto en una junta previamente controlada por los amigos y la familia de Sousa. Fondos extranjeros compraron acciones en una empresa que los analistas recomendaban como un generador fiable de beneficios, con márgenes operativos por encima del 11%.

El texto detalla también como a la firma auditora BDO no la dejaron visitar departamentos y se negó a firmar las cuenta. Esto provocó la salida de varios accionistas, “pero otros accionistas no pudieron hacerlo y ahora están atrapados con un valor que ha caído un 99% desde principios de 2012″.

Le Monde destaca que Pecanova tenía 45 bancos acreedores que no han querido refinanciar sus deudas. Su crónica apunta: “¿Como ha podido Pescanova, uno de los principales grupos alimentarios españoles, líder en su segmento -el de pescado congelado- encontrarse en pocas semanas, al borde de una quiebra que nadie parece haber visto venir? El grupo se ha enfrentado a muchos créditos vencidos y sus 45 bancos acreedores, que se reunieron en un comité de seguimiento, no se han mostrado dispuestos a refinanciar, al no conocer su verdadera situación financiera.

La época de los créditos fáciles parece que han desaparecido en España. `El caso de Pescanova ha puesto bajo el foco las dificultades de las empresas para refinanciar sus préstamos´, dijo Javier Montoya, un analista financiero en Alphaplus. Los bancos, dijo, se ven obligados a ser más cautelosos. Se ven obligados por el nuevo marco regulatorio en Bruselas y el Banco de España. Deben reducir su volumen de crédito para aumentar su capital propio.

CNBC recogió la quiebra de Pescanova por “contabilidad sospechosa” y no llegar a un acuerdo con acreedores. Su articulo señala: “La empresa pesquera española Pescanova se declaró en quiebra tras no llegar a un acuerdo con sus acreedores después de más de un mes de negociaciones. Los acreedores del grupo, según una fuente bancaria, incluye a Sabadell, Caixabank, Popular, Santander, BBVA y Bankia.

Ouest France habla de caída de un gigante del pescado y de las consecuencias para sus plantas en Francia. Dice: “El grupo español Pescanova, gigante global de pescado con sede en Vigo (Galicia), está en lo peor. Su deuda podría rondar los 2.000 millones de euros. Y su valor en bolsa, donde es la mayoría es propiedad de pequeños accionistas, se ha reducido en un 58% desde enero. Y Pescanova ha inciado un proceso de declaración de quiebra. En Francia, Pescanova aun tiene algunas instalaciones bajo el nombre Krustanord en Lorient, Boulogne-sur-Mer, Vitrolles y Saint-Laurent-du-Var. Parece que éstos no se verán afectados por la situación.

Irish Independent apunta que hay temor por los empleos en la filial de Pescnova en Irlanda. Aseguran: “La crisis financiera de España podría golpear el modo de vida de cientos de pescadores a lo largo de la costa oeste después de que una de las compañías pesqueras más importantes de Europa se declarara en quiebra. Pescanova, que cuenta con más de 160 filiales en 20 países, entre ellos Irlanda, conmocionó el mercado de valores español, cuando se declaró en quiebra. La medida podría afectar a Pescanova subsidiaria Eiranova Fisheries, subsidiaria de Pescanova con sede en Castletownbere en Co Cork. Alli trabajan 20 personas en la planta, pero cientos de pescadores locales le venden sus capturas.”