La Republica y El Comercio de Ecuador, El Universal de Venezuela, y el Diario Las Américas de Miami, todos con una linea editorial conservadora declarada, han publicado en las últimas horas artículos sostienendo que el partido de Pablo Iglesias es chavista y busca trasladar a España este modelo político. En alguno de los casos, citan como referencia a Federico Jiménez Losantos.

pablo-iglesias25m

La República habla de el partido “chavista” español que puede llegar al poder. El diario ecuatoriano publica una tribuna de Carlos Alberto Montaner que dice: “El calificativo de chavista a Podemos no es gratuito, sino todo lo contrario. Ha sido muy costoso. De acuerdo con una investigación llevada a cabo por el diario El País, los directivos españoles de esa organización, por medio de una Fundación, han recibido unos cuatro millones de dólares a lo largo de los años en concepto de `asesorías´ por parte de la Venezuela de Hugo Chávez. Por el tipo de medidas llevadas a cabo por el chavismo, se pueden deducir las creencias que prevalecen en `Podemos´. Forman parte del extendido grupo de fabricantes de miseria que militan tras las banderas del populismo.

 

¿Pueden semejantes personajes llegar al poder en España en un futuro próximo? Todos los elementos están dados para la tormenta perfecta. Las propuestas de Podemos son totalmente disparatadas, pero eso jamás ha sido un obstáculo para ganar elecciones en épocas de crisis.”

El Universal dice que Podemos puede copiar tanto las políticas chavistas como el modelo de “absolutismo presidencialista”. El texto de José Luis Méndez la Fuente sostiene: “Cuando se habla del modelo chavista, se hace generalmente en relación a su contenido; esto es, a los lineamientos ideológicos de corte socialista. Esas medidas económico-sociales pueden ser copiadas en mayor o menor medida, como de hecho ya lo hizo en el contexto español, el partido Podemos en su programa político y que le dio tan buenos resultados en las pasadas elecciones europeas. Pero hay otra manera de entender el modelo chavista. Es el chavismo desprovisto de contenido ideológico, visto tan solo en su andamiaje político, como un mero instrumento para alcanzar un fin. Un mecanismo para obtener el poder por la vía electoral y mantenerse en él por un buen rato. Absolutismo Presidencialista´.

 

Ese modelo chavista vale tanto para regímenes de izquierda como de derecha, pues encaja en cualquier ideología, por lo que habrá que estar atentos a futuras reformas constitucionales en países como Colombia, Chile y la propia Argentina, donde los textos constitucionales contienen impedimentos para reelección presidencial continuada. Y ¡Ojo!, también de lo que pueda pasar en la mismísima España.”

Diario de las Américas considera a Pablo Iglesias, un mal presagio. El diario de EEUU en un articulo de Asrubal Aguilar dice:  “La prensa europea, de forma viral, desprende ávida la curiosidad sobre Pablo Iglesias, el “indignado español” recién electo parlamentario europeo. Hijo de padre y madre comunistas, él también lo es, aunque no lo diga, pues los comunistas de ahora se disfrazan de socialistas del Siglo XXI. Atacar a Iglesias es un error. Querer silenciarlo, mediáticamente, una estupidez. Pero sí es esencial que el periodismo independiente y responsable, democráticamente comprometido, lo escrute y desnude, le sitúe ante el espejo de la transparencia. Ha de informar, sin mediatizaciones ideológicas, el saldo que el Socialismo del siglo XXI deja como herencia en los territorios que contamina.

 

Venezuela, un país petrolero inmensamente rico, expropiado conforme a la receta comunista, hoy importa gasolina desde Brasil; acusa una inflación que corre hacia el 70%; muestra escasez y desabastecimiento de alimentos y medicinas en un 39%…”

El Comercio titula “Bienvenido Mr Chavez: España”. Publica el mismo artículo de Montaner que La República y que asegura: “¿Son demócratas los miembros de Podemos? No creo. No se puede ser chavista y demócrata simultáneamente, no puede apoyarse al fascismo o al comunismo y creer en la libertad. Es un contradictio in terminis, algo como un cuadrado redondo.La vía electoral, sí, es la fórmula para llegar al poder y, desde allí dinamitar el Estado de Derecho. Lo hizo la Venezuela de Chávez y Maduro y, hasta cierto punto, el Ecuador de Rafael Correa.

 

¿Cómo pueden llegar al poder semejantes personajes? Jiménez Losantos piensa que mediante un pacto con los socialistas, los comunistas de Izquierda Unida y los separatistas catalanes y vascos más radicales. Un nuevo Frente Popular inclinado hacia el estatismo-colectivista-populista, que derrote al centro derecha en las urnas y precipite a España en una etapa revolucionaria. ¡Dios nos coja confesados!”

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)

 

 

Print Friendly, PDF & Email