La “flexiseguridad” que prometía la reforma laboral ha contribuido a reducir el paro en España significativamente pero a un precio: la mayoría de los nuevos puestos de trabajo son temporales y con sueldos más bajos, por lo que puede hablarse de cierta precarización. Es el análisis que hacen varios medios globales de los efectos de la reforma del mercado laboral aprobada por el gobierno hace cinco años. Se señala que algunos resaltan que la norma es un ejemplo y ha contribuido a la “espectacular recuperación económica”, pero se apunta que también ha dejado un país que “crece a dos velocidades” y en donde la “mejoría” no llega a una parte de la población.

RTS advierte de que más allá de las cifras, hay España “a dos veolicidades” y una parte a la que no llega la recuperación. La crónica de Valerie Demon explica que ya no hay inquietud en la UE por España que a menudo es citada como un ejemplo por su “espectacular” recuperación económica. Pero señala que más allá de las cifras macroeconómicas, la realidad es menos radiante y hay indicios de que el país se puede estar desarrollando a dos velocidades. Explica que sigue teniendo un paro muy alto de más del 18%, pero además la mayoría de los empleos creados son temporales o a tiempo parcial y los salarios han disminuido fuertemente. Y cita los testimonios de varios españoles que explican las dificultades que sigue sufriendo buena parte de la sociedad para lograr algún tipo de estabilidad. Menciona además especialmente los problemas que tienen dos colectivos: los jóvenes y los mayores de 45 años.

Arab News apunta que la reforma laboral española trae empleos… pero a un precio. Explica que la reforma del gobierno ha ayudado a reducir el altísimo desempleo del país, pero sus críticos se quejan de que la mayor parte de los puestos de trabajo creados ofrecern salarios bajos y menos seguridad. Recuerda que la norma aprobada en 2012 redujo drásticamente la compensación por despido incuso en empresas que no atravesaban dificultades y también creó un tipo de contrato indefinido pero que permitía el despido en el primer año sin necesidad de justificación. Y apunta que creó una “flexiseguridad” que se puso de ejemplo a seguir en Francia y otros países europeos, pero en el caso español no ha reducido el número de contratos temporales, que siguen siendo una cuarta parte del total. Añade que los sindicatos se quejan de que ha puesto el acento en la flexibilidad, pero no en la seguridad.

TV5 afirma que la “flexiseguridad” en España no evita la precariedad. Resalta que ahora mismo los empresarios contratan con mayor facilidad, pero los salarios se desploman y los contratos temporales proliferan por lo que puede decirse que la “flexiseguridad” con la que se vendio la reforma laboral hace cinco años ha contribuido a reducir el pero al precio de una gran precarización. Y cita el testimonio de un gerente de concesionario de KIA que explica que la condiciones de la reforma laboral le animaron a contratar más rapidamente, especialmente con el contrato indefinido que permite el despido el primer año. Aunque se señala que este contrato ya supone el 10% de todos los nuevos que se firman en España, pero según UGT, la mitad se interrumpen tras el periodo de prueba.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.