France 24 y L´Independent se fijan en el boom de turistas rusos -por primera vez más de 1 millón- que vistó España en 2012. Destacan que además se gastaron más dinero que otras nacionalidades dando un “balón de oxígeno” a la industria turística española. Y recuerdan que España fue uno de los primeros países que trató de captar al mercado ruso tras la caída de la URSS.

Turistas en Barcelona
(Foto: Flickr/Xmatt)

France 24 destaca que por primera vez más de 1 millón de turistas rusos visitó España, siendo la nacionalidad que más dinero se gastó. Explican: “Turistas rusos que se gastan grandes sumas están acudiendo a las playas y monumentos de España en números cada vez mayores, dando un impulso muy necesario a la industria del turismo clave en este país golpeado por la recesión. El número de visitantes de Rusia sobrepasó el millón el año pasado, por primera vez, llegando a un total de 1.206.227, un 39,8% más que en 2011 y el doble que en 2010, según cifras del Ministerio de Turismo.

Los funcionarios de turismo lo achacan a un aumento en el número de vuelos directos a España, normas más fáciles para obtener visado, y el creciente apetito por viajar al extranjero de la clase media rusa en rápida expansión. El aumento de visitantes rusos compensó la caída en el número de visitantes de Italia y los Países Bajos el año pasado. Y además mientras que los rusos representaban apenas el 2,1% de los 57,7 millones de extranjeros que visitaron España el año pasado, se gastaron más dinero que cualquier otra nacionalidad.”

L´Independent señala que el aluvión de turtistas rusos recompensa la apuesta española por este mercado tras la caída de la URSS. Aseguran: “Desde las playas de la Costa del Sol al Museo del Prado en Madrid, pasando por Toledo o la Sagrada Familia en Barcelona, los turistas rusos se deplegaron en masa en España, trayendo un soplo de aire fresco salvador a la industria del turismo en este país cuya economía está tocada. En 2012, por primera vez, más de un millón de turistas rusos visitaron España: 1.206.227 exactamente, un salto del 39,8% respecto a 2011.

España ve reconocido el haber sido uno de los primeros países que se fijó en el mercado ruso que surgió después de la caída de la Unión Soviética en 1991, dijo Igor Rotenchteïne, presidente de Terramar, un tour operador que el año pasado llevó a unos 100.000 rusos a España. `Durante la era soviética, muy pocos turistas tenían el privilegio de viajar. Cuando Rusia se abrió al mundo, los rusos no tenían experiencia en viajes y España fue entonces uno de los países más activos en tratar de captar esa clientela´, apunta”.