The Guardian y The Independent, entre otros, se hacen eco del “bochorno” y la polémica política que ha supuesto para la capital alavesa el fracaso del intento de entrar en el libro Guinness de los Record con la mayor tortilla de patatas. Recogen las críticas al Ayuntamiento por el coste del evento y por haber convertido a la Vitoria en “capital del ridículo”  tras decidir los responsables del Guiness que la tortilla cocinada fue inferior a otra hecha en Japón y además se preparó incorrectamente.

The Guardian habla de un gran bochorno para Vitoria y recoge los detalles del “tortillagate”. La crónica de Ashifa Kassam titulada “Record-breaking tortilla attempt turns into big embarrassment for Spanish city” destaca que la tortilla de tres toneladas que debía marcar la recuperación de un record en uno de los platos más típicos de España se ha convertido en una polémica política. Señala que el rechazo del Guiness porque la tortilla vitoriana no fue mayor que una cocinada en Japón en 1994 y diciendo además que no se preparó correctamente ha provocado fuerte críticas de la oposición al evento hablando de “circo” y de “capital del ridículo”.

The Independent ironiza con que el intento de record de tortilla fracasa de plano. El texto del corresponsal Alasdair Fortheringham se titula: “Huge fry-up turns sour after Spanish city’s record omelette bid falls flat”. Apunta que no se puede hacer una tortilla sin romper huevos, pero los habitantes de Vitoria han descubierto que “claramente se puede hacer una sin romper records”. Y recoge que los responsables del Guiness han calificado de “indigesto” el intento de la ciudad de cocinar la mayor tortilla del mundo. Recuerda además que el evento que tuvo lugar en agosto fue retransmitido por una TV de Kuwait y rodado por el cineasta Juanma Bajo Ulloa y que la oposición critica su coste que pudo ascender a 45.000 euros.

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)