Medios como Le Nouvel Observateur o L´Express, entre otros se han hecho eco de las críticas contra el informativo de la televisión pública española por un reportaje que enseñaba a las adolescentes y a los padres a evitar los “peligros” de las minifaldas y a “vestirse sin provocar”.


(Foto: Flickr/Albertizeme)

L´Express habla de lección moral disfrazada de lección de moda. El texto de Emilie Cailleau asegura: “Un reportaje difundido por la cadena pública española es objeto de controversia en España y en las redes sociales. Al mostrar los supuestos `peligros´ para las jóvenes de usar faldas demasiado cortas, los periodistas se presentaban como pedagógicos para enseñar a los adolescentes a vestirse bien. Una lección moral disfrazada de lección de moda que ha provocado un aluvión de críticas.”

Le Nouvel Observateur señala que los socialistas hablan de regreso del NODO tras el reportaje contra las minifaldas. Explican: “La presentadora de telediario aseguró: `el verano se acerca y muchos padres están preocupados por la ropa que usarán sus hijos adolescentes, como minifaldas o pantalones demasiado caídos´ dando paso a un reportaje sobre un taller que `enseña a los padres a hacer frente a esta nueva situación´. La oposición socialista reacionó con un comunicado que califica el reportaje de `rancio, anticuado y de mala calidad´. La televisión pública `quiere imponer su moral y nos traen de vuelta a los días del No-Do´, el informativo que se difundía durante la dictadura de Franco, segun el PSOE.”

Ouest France recoge las críticas a TVE y recuerda otras polémicas sobre el ente público desde que gobierna la derecha. Dicen: “Un reportaje señalando el peligro para las niñas de usar faldas demasiado cortas ha provocado una avalancha de reacciones indignadas en las redes sociales y de la oposición socialista. La televisión pública española ya se vio marcada en el verano de 2012 por el sonoro despido de algunos de sus presentadores más importantes, creando malestar entre los periodistas temerosos de que el gobierno de derechas quisera `meter en cintura´ la radio y TV públicas.”