Varios medios galos se fijan en la polémica por el proyecto de urbanización en la playa virgen de Tarifa, Valdevaqueros. Explican que el plan pretende impulsar puestos de trabajo en una región deprimida, pero la indignación que ha provocado es un síntoma del daño hecho por la construcción desenfrenada.

Valdevaqueros
(Foto: Flickr/Chodaboy)

Le Point asegura que el proyecto inmobiliario en Valdevaqueros indigna a España. Su artículo destaca que  “un municipio andaluz quiere construir un enorme complejo a pocos metros de una playa virgen paradisíaca. La guerra está declarada. El proyecto ha enfurecido a los ecologistas y los bañistas, mientras que el alcalde dice que aliviaría la economía en esta región del sur de España golpeada por un desempleo récord. `Se trata de un urbanismo moderno, muy alejado del desarrollismo que pobló nuestras costas décadas atrás´, dice el alcalde, Juan Andrés Gil García. El argumento no convence a los defensores de la playa. Estos hoteles y casas `no se van a llener por que la mejor publicidad para Tarifa, es precisamente su playa virgen´, aseguran y recuerdan que sigue habiendo mcuhas viviendas vacías desde hace cuatro años.”

France 24 destaca que la indignación es un síntoma del daño hecho por la construcción desenfrenada: Y en el texto recogen: “Un pueblo del Sur de España muy necesitado de puestos de trabajo ha provocado polémica al aprobar un plan para construir 350 viviendas y un lote de hoteles con 1.400 habitaciones en unas tierras virgenes a lo largo de una playa “paradisíaca”. El alcalde de Tariga, Juan Andrés Gil García, dice que ayudará a la economía de la región cuya tasa de desempleo es del 33%, la más alta de España, que a su vez es la más alta de Europa. Los grupos ecologistas y bañista están indignados por el plan. La indignación es también un síntoma del daño hecho a la costa española en las últimas décadas de construcción desenfrenada.”

20 minutes destaca que hay cólera compartida y grupos movilizados contra el plan. Su crónica explica: “Un proyecto de construcción en áreas silvestres al lado de una playa paradisíaca de Andalucía enfurece a los ecologistas mientras su alcalde sostiene que aliviaría el paro. Quieren hacer 350 casas y hoteles que ofrecen 1.400 plazas. En total, 84.000 m2 construidos sobre una parcela de 70 hectáreas. “Es una locura: van a destruir el paraíso”, exclama Noelia Jurado, de 37 años, miembro de la plataforma cívica “Salvemos Valdevaqueros” que se creó inmediatamente después de la votación del ayuntamiento. Su cólera es compartida: la página de Facebook de la plataforma ya cuenta con 11.000 miembros.

Print Friendly, PDF & Email