En España ya existen una decena de productores de “vino submarino” que sumergen sus botellas bajo el agua para que envejezcan ahí. Se trata de un nuevo nicho que busca diferenciarse en el mercado y que está creciendo de forma significativa en España hasta el punto que varios diarios internacionales lo han destacado. Se fijan en el caso concreto de la bodega vasca Crusoe Treasure, que es la más grande e importante del país en este campo y que prevé vender este año 30.000 botellas de su vino “hecho” bajo el mar. Pero apuntan que hay además otra docena de productores españoles que están apostando por este nicho de negocio que cuenta incluso con el respaldo del Observatorio Español del Mercado del Vino.

Le Soir destaca que hacer vino bajo el mar es un nuevo nicho al alza en España. El diario belga explica que Crusoe Treasure está localizada en la bahía de Plenzia (Bilbao) y es la mayor bodega submarina de España. Detalla que este año prevé vender 30.000 botellas de tinto y blanco en España, Bélgica, Suiza, Alemania, China o Japón, un importante salto con respecto a 2017 cuando se quedó en 7.000. Y señala que de hecho el negocio de hacer vino bajo el mar es cada vez más popular en España y existen una decena de productores que se han lanzado a esta actividad que también existe en Italia, Francia o Chile. Apunta que producir vino bajo el mar es entre un 25 y un 70% más caro que el “terrestre”, pero permite diferenciarse y ofrecer un producto raro… a la vez que se puede escapar de las limitaciones que imponen las denominaciones de origen.

L´Express señala que el negocio del vino submarino es cada vez “menos confidencial” en España y ya hay una decena de productores. El semanario francés pone de relieve el caso de Crusoe Treasure que vende sus vinos en el mercado desde 2013 y es la mayor bodega del sector. Pero menciona que existen más casos en España como el del hotel catalán Cala Jordá que también sumerge sus botellas de vino desde 2009 seis meses para en envejezcan ahí y otro productor gallego que lo hace desde 2003. Añade asimismo que una bodega del sudeste de España tiene previsto sumergir entre 50.000 y 60.000 botellas y la canaria Palmera Castro y Magan también estudia hacerlo.

Global Times resalta cómo “de la vid al lecho marino”, en España se está invirtiendo en bodegas bajo el agua. El rotativo chino detalla como un buzo supervisa la inmersión de 2.500 botellas de vino blanco en el Mar Cantábrico comprobando los sensores que controlan la temperatura y presión del agua para una bodega de vino submarino. Explica que las condiciones de total oscuridad y temperatura constante bajo el mar aceleran el proceso de envejecimiento del vino y le dan mayor complejidad y se está convirtiendo en un negocio al alza en España. Señala que varios emprendedores están invirtiendo en este sector al que incluso ha dado el visto bueno el Observatorio Español del Mercado del Vino, cuyo director Rafael del Rey asegura que esta técnica de envejecimiento bajo el agua puede ser muy útil a medio plazo y añade cualidades al vino.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email