BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El periódico británico The Guardian ha publicado un texto de Giles Tremlett titulado: ??Los vascos votan por una nueva era?. Según el autor, ??el convulso País Vasco español dio ayer un paso histórico alejándose del nacionalismo con el nombramiento de Patxi López, socialista, como primer lendakari en 30 años que no procede de las filas del partido Nacionalista Vasco”

“Por vez primera desde que se restauró la democracia en España, ninguno de los grandes partidos nacionalistas estará al frente de ninguna de las poderosas administraciones locales. Los socialistas y el Partido Popular, feroces enemigos en otros lugares de España, obtuvieron en conjunto la mayoría de escaños en el Parlamento regional en las pasadas elecciones de marzo, en parte gracias a la ausencia de dos partidos prohibidos por los tribunales por ser escaparates del grupo separatista armado ETA?.

El artículo es muy interesante, porque en efecto pone de manifiesto las dificultades que tendrán PP y PSOE para convivir de forma exógena entre las broncas de Madrid.

Pero me gustaría insistir en lo que dije ayer en 59 segundos. No me gusta cuando el debate se plantea en términos de Nacionalistas Vs NO Nacionalistas, porque en realidad lo que se está diciendo es Nacionalistas vascos Vs Nacionalistas españoles.

Ibarretxe suele utilizar esa línea argumental del verdadero vasco frente al okupa. El discurso hereda la dialéctica del franquismo -españolismo, vasquismo- pero sobre todo defiende un modelo de pais que es propio de otra epoca, anacrónico, que nada tiene que ver con el mundo que vivimos. El futuro pertenece a los mundos incluyentes, los que invitan a incorporarse no a los excluyentes.

Eso también le pasa a Aznar, a Mayor Oreja, un tipo de señores antiguos, que hablan de cosas antiguas, de mundos que ya nunca volverán, herederos de otros tiempos.

Si la llegada de los No Nacionalistas al gobierno vasco es o no histórica sólo el tiempo lo dirá. Ni unos eran los enemigos definitivos -un partido democrático no puede serlo-, ni los otros son los salvadores definitivos. Por lo menos de momento.

Es muy poco democrático defender lo contrario.

Print Friendly, PDF & Email