El diario de EEUU destaca el fundamental papel que están jugando los jubilados españoles en la crisis en un reportaje de Suzanne Daley. Explican que muchos desempleados sobreviven gracias a las pensiones de sus familiares mayores y ello está mitigando el descontento social, pero advierten que son “una muleta frágil”.

El artículo del New York Times

El New York Times se fija en el caso de una pareja jubilada que mantiene en su casa y solo con su pensión a su hija en paro y sus dos nietos también desempleados. Y explican: “Al amontonarse los efectos de años de recesión, más y más familias españolas -con los cheques de desempleo acabandoso y atrapados en hipotecas que no pueden pagar- se están apoyando duro en sus familiares de edad avanzada. Y hay poco alivio a la vista.”

Destacan que: “Las pensiones son de los pocos beneficios que no se han reducido, aunque están congeladas desde el año pasado. Los españoles son conocidos por sus fuertes redes familiares, y la mayoría de los abuelos están deseosos de ayudar, poco dispuestos a admitir a los extranjeros lo que está pasando, dicen los expertos. Pero quienes trabajan con personas mayores dicen que no ha sido fácil. Muchos luchan para alimentar a tres generaciones, con sus casas abarrotadas y viendo como las tensiones de la situación convierten sus vidas en sufrimiento.”

El diario cita la advertencia de Angel García, responsable de una ONG: “Muchos abuelos quieren dar lo que pueden, y lo hacen. Pero, por desgracia, a veces lo que sucede es que la generación más joven saquea a la generación anterior. Les quitan todo lo que tienen.” Y apunta también: “Algunos expertos creen que los jubilados, que comparten sus pensiones y gastan sus ahorros, están siendo los héroes silenciosos de la crisis económica, y que sin ellos España vería mucho más descontento social. En muchos casos, son lo que separa a sus hijos de mediana edad de las personas sin hogar.”

[Leer el artículo completo en el New York Times]

Print Friendly, PDF & Email