Entre el 20 y el 30% de las ONG españolas ha desaparecido o ha cesado su actividad como consecuencia de la crisis económica, al tiempo que la financiación ha caído en torno al 27 % en tres años (2010-2013). Son datos del estudio ‘La reacción del tercer sector social al entorno de la crisis’, basado en entrevistas con 93 organizaciones sin ánimo de lucro y elaborado por el Instituto de Innovación Social de Esade, PWC y la Fundación la Caixa.

Y esto a pesar de que la demanda de los servicios que prestan estas organizaciones ha aumentado porque son más las personas que requieren atención social. Las ONG dedicadas a la cooperación internacional son las que más sufren el azote de la crisis con una reducción del 70% en partida de ayuda oficial al desarrollo, aunque también se han visto muy afectadas aquellas entidades que trabajan en prevención, educación en valores o cohesión social y en general las de menor tamaño.

El estudio revela que las aportaciones de socios han caído un 8% entre 2010 y 2012, las de las empresas un 18%, cajas de ahorros (-24%) y subvenciones públicas (-17%). Pese a esto se mantiene la participación de voluntarios a pesar de que la desaparición de muchas ONG ha hecho caer un 10% el número trabajadores en el ramo.

El estudio se muestra además pesimista de cara al futuro. El director del Instituto de Innovación Social de Esade, Ignasi Carreras que es también presidente de Intermon Oxfam, ha augurado un crecimiento “prácticamente plano” en los próximos tres años para las ONGs e incluso un caída de ingresos del 6% en 2017. Y esto unido a que no se prevé una recuperación de las subvenciones públicas a corto plazo, por lo que el sector privado se convierte en la principal “palanca”.

(Foto: Flickr/Fundacionfadei)

Print Friendly, PDF & Email