Una niña prematura de 1.310 gramos que sufría una taquicardia incesante ha sido la paciente “más pequeña del mundo” operada hasta ahora de ablación cardiaca. La intervención ha sido realizada con éxito por la Unidad de Arritmias del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona el pasado 4 de enero y los detalles de esta cardiocirugía en un corazón de dos centímetros se han conocido ahora.

(Foto: Flickr/Gegantsdelallacuna)

La bebé, llamada María y originaria de Zaragoza, tenía 300 pulsaciones por minuto, el doble de las 150 habituales, y no reaccionaba a pesar de los fármacos suministrados a la madre durante el embarazo. Por ello los médicos decidieron provocar el parto en la semana 30 y operar a la pequeña realizando una ablación cardíaca. Esta técnica consiste en introducir un catéter de menos de un milímetro de diámetro por la vena femoral y llevarlo hasta el corazón para, una vez allí, aplicar radiofrecuencia en la zona causante de  la taquicardia. En este caso la mayor dificultad fue el tamaño del corazón: apenas dos centímetros.

La operación se llevó a cabo en una sala del hospital dotada con tecnología de última generación que permite realizar cateterismos cardíacos a niños prematuros e incluso a fetos que sufren cardiopatía congénita. Mes y medio después de la operación, los doctores Josep Brugada y Georgia Sarquella, de la Unidad de Arritmias del Sant Joan de Deu, han explicado,  que es el bebé más pequeño del mundo a quien se le ha realizado una ablación cardíaca. Los padres de la pequeña María, Raquel y Alfonso, por su parte han expresado su agradecimiento a los profesionales de los hospitales Miguel Servet (de Zaragoza y donde detectaron la taquicardia) y Sant Joan de Déu.

Print Friendly, PDF & Email