“Sentados en pequeños pupitres verdes, padres gitanos escuchen atentamente las lecciones del maestro en la escuela Mediterrani de Tarragona, para seguir junto a sus hijos -aunque en aulas separadas- los cursos para reducir el fracaso escolar y el analfabetismo que afecta a esta comunidad en España”.

 


(Foto: flickr/Fernando Mandujano)

 

Yo, abandoné la escuela a 14 años para ir a trabajar y ayudar en casa. Ahora estoy desempleado y he decidido dar un paso adelante, asegura Jesús González, de 27 años. Padre de tres niños, dos de los cuales van a la escuela Mediterrani, y a los que espera delante de su aula,  con los libros bajo el brazo, una vez que su clase ha terminado”.
“Situada en un antiguo barrio de chabolas de esta ciudad del este de España, la Escuela Primaria Mediterrani inició hace un mes este plan para mejorar los resultados de sus muchos alumnos gitanos: animando a una veintena de padres, muchos de ellos desempleados, a que pasen un examen equivalente al título de secundaria y aprovechar para motivar a sus niños”.

“Parte integrante de la historia cultural y musical del país, con los famosos cantos desgarradores del flamenco y sus danzas, los aproximadamente 750.000 gitanos de España figuran entre las poblaciones más amenazadas de exclusión social”.

Leer artículo completo en Liberation