La superviviente del Holocausto y luchadora antifascista española cuenta desde este 4 de octubre con una calle que lleva su nombre en la capital francesa. París también ha otorgado a Neus Catalá, fallecida en abril de 2019, la medalla Grand Vermeil, su distinción más importante, a título póstumo. Este reconocimiento a la labor que realizó durante toda su vida para honrar y conservar la memoria de las víctimas de los nazis, en especial de las mujeres, contrasta con la falta de homenajes póstumos en Barcelona y en España a su figura.

Neus Catalá fue una combatiente antifranquista y después de 1939 también de la resistencia francesa. Tras ser capturada por los nazis, fue enviada a Ravensbrück, donde se convirtió en la única superviviente española de este campo de concentración. Y desde 1975 luchó por revindicar el recuerdo a quienes ella llamaba “las olvidadas entre los olvidados”: las mujeres republicanas españolas deportadas a los campos nazis, un grupo con aún menos reconocimiento que los republicanos españoles que sufrieron este sino.

Catalá sí recibió algunos honores en vida. En 2014, se le concedió la medalla al mérito cívico del Ayuntamiento de Barcelona y un año después, la Generalitat le dio su medalla de oro y dedicó 2015 a Neus Català, coincidiendo con los 100 años de su nacimiento. Pero tras su fallecimiento el pasado mes de abril a los 103 años y a pesar de que Barcelona aprobó una propuesta para dedicarle un espacio público a su memoria, el proceso se paralizó por las elecciones municipales y sigue en punto muerto. Hasta el punto de que Francia ha reconocido y homenajeado antes que España su figura y su labor.

Esta “contradicción” ha sido criticada por Juan M. Calvo de la Amical Mathausen en un artículo de Eldiario.es. Ha recordado que en Francia, los republicanos españoles son héroes a nivel oficial, mientras que en España debido al retraso en las políticas de memoria histórica, las víctimas son demasiado desconocidas. Por ello reclama un “mayor reconocimiento” por parte del Estado a los represaliados y exiliados por la dictadura franquista que terminaron sufriendo el horror nazi.

Print Friendly, PDF & Email