BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El peri√≥dico norteamericano The New York Times publica hoy un texto del Premio Nobel de Econom√≠a Paul Krugman, titulado : ‚??Anatom√≠a de un eurocaos‚?Ě. Paul Krugman se pregunta sobre la situaci√≥n en Espa√Īa: ¬ŅQui√©n es el responsable de todo esto? En un sentido, nadie. En otro, la √©lite pol√≠tica europea, que apost√≥ fuerte por la moneda com√ļn, rechazando las advertencias de que esto podr√≠a ocurrir…

‚??La mayor√≠a de las informaciones sobre los problemas de la eurozona se han referido a Grecia, lo que es comprensible: Grecia est√° m√°s contra la pared que ning√ļn otro pa√≠s. Pero la econom√≠a griega es tambi√©n muy peque√Īa; en t√©rminos econ√≥micos el coraz√≥n de la crisis est√° en Espa√Īa, cuya econom√≠a es mucho m√°s grande. Y, como he intentado puntualizar en varias ocasiones, los problemas de Espa√Īa no son, como hemos le√≠do, el resultado de la irresponsabilidad fiscal, sino que reflejan los ‚??shocks asim√©tricos‚?? en la eurozona‚?Ě.

‚??La historia comienza con la burbuja inmobiliaria espa√Īola. Como en muchos otros pa√≠ses, incluido Estados Unidos, los precios en Espa√Īa se dispararon despu√©s de 2002, lo que provoc√≥ masivos ingresos de capital que produjeron un aumento de la demanda de bienes y servicios, lo que indujo un aumento sustancial de la inflaci√≥n. Cuando la burbuja explot√≥, dej√≥ a Espa√Īa con una muy reducida demanda interna y una muy baja competitividad por el crecimiento de los precios y de los costes laborales. Si Espa√Īa hubiera tenido su propia moneda, podr√≠a haberla apreciado durante el boom inmobiliario y depreciado cuando se termin√≥. ¬ŅQui√©n es el responsable de todo esto? En un sentido, nadie. En otro, la √©lite pol√≠tica europea, que apost√≥ fuerte por la moneda com√ļn, rechazando las advertencias de que esto podr√≠a ocurrir‚?Ě.

‚??No estoy haciendo un llamamiento para disolver el euro. Los costes ser√≠an inmensos y enormemente perjudiciales. Creo que Europa ahora tiene que seguir con √©l y avanzar tan r√°pido como sea posible hacia una especie de integraci√≥n fiscal y del mercado de trabajo que pudiera hacerle m√°s viable‚?Ě.

Print Friendly, PDF & Email