Una nueva tecnología desarrollada en EEUU permite utilizar la propia piel de manos y antebrazos como si fuera la pantalla táctil del teléfono o del ordenador. Según explican en Tendencias 21, ya existe un prototipo llamado Skinput que funciona con un proyector y un dispositivo que detecta los ultrasonidos de frecuencias diferentes que se producen cuando se presionan distintas partes de la piel.

Imagen de previsualización de YouTube

El sistema Skinput ideado por Microsoft y la Universidad Carneggie Mellon convierte el propio cuerpo en “botones” para controlar los menús de navegación de teléfonos móviles, reproductores de sonido o incluso ordenadores.

El Skinput se compone de un proyector minúsculo incrustado en un brazalete y un detector acústico integrado en el mismo dispositivo. El proyector se encarga de emitir imágenes (como un teclado, un menú u otros gráficos) sobre la piel de las palmas de las manos o los antebrazos. A continuación, el detector de sonido determina qué parte de la pantalla se activa cuando el usuario presiona su cuerpo.

Print Friendly, PDF & Email