Tras cinco años de caídas, la población residente en España aumentó en 2016 en 88.867 personas (81.975 españoles y 6.892 extranjeros), lo que supone un 0,19% más que el año anterior, según los datos del INE. Esto deja la cifra total de personas que viven en España en 46.528.966 millones de personas (42,1 millones de españoles y 4,4 millones de extranjeros) y supone el primer crecimiento en términos anuales desde 2011.

gente-calle-preciados

El saldo vegetativo, es decir la diferencia entre nacimientos y muertes apenas fue de 259 personas, por lo que el crecimiento poblacional fue fruto principalmente de un saldo migratorio positivo de 89.126 personas. En 2016, un total de 417.033 personas entraron en España (un 21,9% más que el año anterior) mientras que 327.906 lo abandonaron (un 4,6% menos). Esto supone revertir el margen negativo en inmigración que ha tenido España en los últimos cinco años.

Los datos de INE indican asimismo que sigue habiendo muchos españoles que emigran al exterior pero son menos que el año anterior y además ha aumentado el número de los que regresan. Así en 2016 salieron del país 86.112 personas, un 9% menos que en 2015 y y regresaron 62.576, un 20,1% más que el año anterior. Por ello el saldo entre salidas y entradas queda en -23.540 personas.

Por comunidades autónomas, Baleares fue la que más creció, con 15.312 nuevos habitantes, un 1,35% más que en 2015. Canarias registró el segundo mayor incremento con 19.696 personas, 0,92% más y Madrid fue la tercera con un aumento del 0,8% y 51.597 habitantes. En cambio en 8 regiones, Castilla y León, Galicia, Castilla-La Mancha, Extremadura, Asturias, Aragón, Cantabria y La Rioja, la población decreció.