Con las detenciones de Doğan Akhanlı y Hamza Yalçin este verano, España parece haber mandado una advertencia a los disidentes turcos para que no visiten el país y evidenciado que su sistema para procesar órdenes de búsqueda y captura de Interpol no tiene filtros, ni contempla los DDHH. Es lo que apunta la versión europea del digital estadounidense. El artículo de su corresponsal Diego Torres detalla los casos de Akhanlı y Yalçin, acusados por Turquía de terrorismo, pero a los que las instituciones europeas y las ONGs consideran perseguidos políticos por el régimen de Recep Tayyip Erdogan. Y sobre todo explica que sus detenciones se han debido al hecho de que España, al contrario de lo que hacen otros países de la UE y lo que recomienda el Consejo de Europa, no aplica filtros ante las alertas de Interpol, que en ocasiones usan regímenes autoritarios para perseguir a disidentes, y las procesa automáticamente.

The Politico asegura que el presidente turco Recepp Tayyip Erdogan está intentado “externalizar a España la persecución de sus enemigos políticos”, aprovechándose de la “legalista” forma en que se gestionan las ordenas de arresto internacionales en el país. Y en este contexto enmarca la detención de dos “críticos notorios” de Erdogan, el escritor Dogan Akhanlı y el periodista Hamza Yalçin este mes de agosto en España al pesar sobre ellos una “alerta roja” de Interpol, a la que “aparentemente no se aplican filtros en España ante temores sobre derechos humanos”. Detalla que Turquía acusa a ambos de colaboración terrorista, pero Europa, y en particular Alemania y Suecia, que han dado a ambos respectivamente la nacionalidad, juntos con organizaciones de DDHH consideran que los cargos tienen una motivación política por haber criticado a Erdogan.

El artículo detalla que el juez ha liberado a Akhanli aunque prohibiéndole abandonar el país, pero Yalçin sigue en la cárcel hasta que se resuelva el proceso de extradición. Y enfatiza que el caso ha provocado tensiones diplomáticas entre Madrid y la UE. Porque aunque el gobierno español ha asegurado que no permitirá que sean enviados a Turquía, se señala que el caso ha puesto bajo el foco la forma en que España gestiona las peticiones de la Interpol, especialmente si se compara con otros países. The Politico explica que las “alertas rojas” de Interpol ya han provocado controversia en otras ocasiones porque “regímenes opresivos abusan de ellas para perseguir a disidentes”. Añade que incluso el Consejo de Europa ha advertido de ello, señalando que pueden llevar a “serias violaciones de los derechos humanos” y pidiendo que no aplicen si hay temores de ello. Sin embargo, se apunta que pese a que otros países como Alemania, están filtrando estas alertas, España, no lo hace y las procesa automáticamente, dejando al juez como único filtro.

Diego Torres es corresponsal de The Politico en España desde octubre 2015, además colaborador de Associated Press, en su departamento de videos. Anteriormente ha trabajado en Expansion y en El Mundo, del que fue corresponsal en China durante cinco años. Y también ha colaborado con El Colombiano o Excelsior. Es además autor del documental “El viejo loco que movió las montañas” (The foolish old man) sobre la lucha de la sociedad civil por cambiar China. Entre los artículos que ha escrito sobre España, destaca el perfil de Susana Díaz en quien confía el aparato para “arreglar” el PSOE, la advertencia de que los presupuestos españoles de 2017 tienen un “base frágil”, la constatación de que ha regresado la “España pródiga” a la UE, que no es “país para viejos fascistas” o la guerra contra los turistas de Barcelona.

The Politico es un diario digital e impreso creado en 2007 pero que se ha convertido en uno de los más influyentes en la política de EEUU. Lo fundaron John F. Harris y Jim VandeHei, ex periodistas del Washington Post y pertenece a Capitol News Company, que controla Robert Albritton, con fundador del diario. Su línea editorial es bastante neutra, ya que ha sido acusado tanto de pro conservador, como pro liberal. Su website recibe más de 3 millones de visitantes al mes y su edición en papel tiene una circulación de 33.700 ejemplares que se distribuyen gratuitamente en Washington y Nueva York. En 2015, The Politico lanzó su versión para Europa, de la mano de Axel Springer y una encuesta de Burston Marsteller en 2017, señala que es el medio más leído e influyente de Europa, por delante de Financial Times y The Economist.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido. 

Print Friendly, PDF & Email