BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Creo que el sátrapa Gadafi estaría mejor juzgado por el TPI que muerto, pero este no es un post sobre política internacional, sino sobre periodismo. O quizá sobre ambas cosas.

¿Es lo mismo permanecer escondido en un zulo, que refugiarse en una tubería? Depende de la intención que tengamos al describirlo. Si de lo que se trata es de insinuar que todos los dictadores enemigos de los EE.UU son cobardes y por eso viven escondidos como ratas, pues sí. Pero si lo que se pretende es explicar con precisión cómo sucedieron los hechos durante el bombardeo de la OTAN -si es que lo hubo- y posterior tiroteo o ejecución de los Rebeldes -si es que se produjo- pues no.

Todavía no hay datos precisos sobre su muerte -y mucho menos los había el viernes-, así que dificilmente un periodista desde Madrid podía saber en qué circunstancias se produjo.

¿Es relevante explicarlo? Pues depende de lo exigentes que seamos con la verdad, de que nos conformemos con lo que queremos oir, o de que queramos convertir el periodismo en una herramienta de propaganda.

Este post, en todo caso, no trata de hablar de la muerte de Gadafi -de la que se desconocen todos los detalles-, sino de alertar de nuevo a los lectores sobre algo que saben bien: que se necesita leer la prensa con espíritu crítico, pues la intencionalidad y a veces la simple velocidad que exige la información, son enemigas de la precisión.

 

Se escondió en un tunel“, afirmaba La Gaceta. 1) túnel es un concepto un tanto impreciso para llamar a una tubería ¿o era una alcantarilla como decía ABC? y 2)  ¿se éscondió huyendo de los rebeldes? ¿vivía allí? ¿se refugió de las balas en él? ¿alguien tiene datos que no tiene la OTAN?

Se propagaron diferentes versiones sobre lo ocurrido” -se excusaba La Razón.

Pero sin duda el más representativo es el de Pérez-Maura en el ABC:

El monstruo, como Sadam Hussein, fue encontrado en un agujero“, decía Pérez-Maura en el ABC estableciendo una relación ficticia en la forma de esconderse de ambos dictadores: uno vivía en un zulo, y el otro, por lo poco que sabemos, se refugió circunstancialmente en una tubería -que el propio ABC  denomina “alcantarilla” en otra página con un gran titular sobre la foto-.

¿Importa entonces llamarle zulo, alcantarilla, desagüe, agujero o tubería? ¿importa decir si se ocultó, se escondía, o se refugió? Pues importa, algo importa.