El causante de la última polémica sobre el uso del catalán que ha indignado a muchos en Barcelona -aunque también ha dado luego pie a una campaña de promoción viral con la respuesta del responsable de los Mossos- no es un ultranacionalista español, sino un periodista holandés. Marcel Haenen trabaja para el diario NRC y acudió a Barcelona como enviado especial para cubrir los atentados islamistas del 17A. Y en una de las últimas ruedas de prensa de los responsables de la Generalitat fue él quien, ante una respuesta de Josep Lluis Trapero en catalán, pidió que se hablara en español, abandonando luego la sala… provocando que el responsables de los Mossos le contestara con la frase que ya se ha hecho famosa: “Bueno, pues molt be, pues adios”.

Además del Mayor de los Mossos, en la comparecencia del 21 de agosto se encontraban también los ‘consellers’ Joaquim Forn (Interior) y Carles Mundó (Justícia) y se seguía la fórmula habitual: ante una pregunta en castellano, se contestaba en castellano, y con preguntas en catalán, la contestación era en catalán. Hasta que Haenen sugirió que todas las respuestas fueran en español. Los responsables catalanes respondieron diciendo que seguirían como hasta entonces. Ante esto, el periodista holandés se levantó, marchándose de la sala y provocando la exclamación de Trapero: “Bueno, pues molt bé, pues adiós”.

En un primer momento Haenen, que escribe sobre crimen y tribunales en el NRC, se tomó con cierta ironía la cuestión, asegurando en su Twitter: “Tenga su propio hashtag en Cataluña. Pedí a las autoridades hablar español para que la prensa extranjera también pudiera seguirlo #BuenoPuesMoltBéPuesAdiós”. Pero su intervención desató una gran polémica en las redes sociales. Muchos la señalaron como un “nuevo desprecio” y ejemplo del “catetismo español” hacia el idioma catalán, a pesar de que quien provocó la controversia fue un periodista extranjero.

https://twitter.com/RocioEuropeista/status/899879286001344512

Aunque en seguida fue la frase en sí de Josep Lluis Trapero la que empezó a cobrar protagonismo, convirtiéndose en trending topic mundial y pasando a ser adoptada casi como eslogan por muchos independentistas.

Marcel Haenen tras el revuelo suscitado se defendió de algunas criticas desde Twitter  asegurando que durante la comparecencia “Nada fue traducido. Primero, todo era en catalán. Posteriormente, otros idiomas eran permitidos. Sugerí hacer todo en español”.  E incluso ha retuiteado y alabado un artículo de Luis del Pino que critica a la Generalitat por usar el catalán en vez de únicamente el español dada la trascendencia de la situación. Aunque el impacto de la polémica ha sido tal que incluso la ha recogido su propio medio, el NRC, en un artículo de Koen Greven que es de hecho el corresponsal en España del diario.

Otros  periodistas extranjeros que residen en España, como el ex presidente del Círculo de Corresponsales Hans-Günter Kellner o la francesa Elise Gazengel, han intervenido en la cuestión, distanciándose de la actitud de su colega holandés.

Print Friendly, PDF & Email