Una bomba de racimo“El Gobierno español se comprometerá por ley a promover y apoyar las iniciativas ??que tengan por objetivo la restricción y, en su caso, la prohibición de las bombas de racimo, especialmente peligrosas para las poblaciones civiles?.  Este es el texto que aparece en una enmienda a la Ley sobre el Control del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso. Y la enmienda es del propio PSOE, lo que demuestra que la postura del gobierno ha cambiado.

Y en este cambio probablemente ha tenido mucho que ver la presión ejercida por las ONG´s y una campaña contra estas armas que se lanzó hace unos días desde Internet. Francisco Polo, el blogger que inició el movimiento al que luego se sumaron cientos de internautas más celebraba en la web de la campaña, la noticia. En una entrevista para radiocable.com había asegurado que ya no existía un interes militar para estas bombas.

Es solo la primera “batalla de una larga guerra” hasta conseguir que las bombas de racimo desaparezcan definitivamente. Pero desde el punto de vista español, hay que destacar que frente a la postura de reticencia en el Proceso de Oslo, intentando dejar fuera del futuro tratado las bombas de racimo con mecanismo de autodestrucción, ahora el gobierno ha decidido  comprometerse por Ley a dejar de fabricar, almacenar y vender estas armas.

Print Friendly, PDF & Email