Aunque en muchas localidades de todo el planeta se pueda estar perdiendo el sentido de comunidad, en Newton Massachusetts, todos los vecinos de Samantha Savitz, una pequeña de 2 años con sordera, han decidido aprender lengua de signos solo para poder hablar con ella. Según cuenta un reportaje del canal estadounidense CBS, del que se hace eco La Vanguardia, las ganas de comunicarse de la pequeña y la frustración de sus vecinos por no poder hacerlo, les han impulsado a contratar un profesor que les enseña a hablar con ella por signos.

La sordera infantil puede afectar al desarrollo cognitivo, emocional y social de los niños que la padecen. Samantha Savitz de dos años de edad la padece, pero sus ganas de intentar comunicarse con los demás hacían que cada vez que salía a la calle se esforzaba por hablar con sus vecinos. Ante la frustración de la pequeña y también la de sus vecinos por no poder mantener con ella ni siquiera la típica conversación infantil, decidieron actuar.

La localidad de Newton ha contratado un profesor de lengua de signos y todos los vecinos asisten a clase para aprender este idioma. Muchos ya pueden comunicarse con Samantha y los padres de la pequeña aseguran, agradecidos, que la personalidad de la niña cambia por completo cuando alguien consigue entenderla y puede hablar.

En 2014, en Estambul también hubo una campaña similar, aunque entonces fue impulsada por Smasung. Con el objetivo de promocionar el lanzamiento de su servicio de “video call center” para sordomudos organizaron una iniciativa para que los vecinos de Muharrem, un joven con discapacidad auditiva del distrito de Bağcılar, aprendieran la lengua de signos para comunicarse con él.

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email