La expresion “punto y final” la reconocemos asociada a las leyes de impunidad con los poderosos, pero tambien podemos utilizarla para leyes que marcan con trazo grueso, el sentido de lo que no estamos dispuestos a defender ni tolerar.

La violencia esta fuera del ordenamiento, nada la ampara. La nueva Ley que propone el gobierno es legitima y deseable. Nadie que contemporice con los asesinos puede ocupar cargo publico.

El Artículo 30 de la Declaracion de los Derechos Humanos dice: “nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración”.

Print Friendly, PDF & Email