El Rainbow Warrior

El barco Rainbow Warrior II, buque insignia de la organización ecologista Greenpeace se convertirá en un hospital para otra ONG. Tras 22 años de “servicio” en defensa del medio ambiente, las ballenas o la lucha antinuclear, el buque ha sido donado a Friendship, una ONG de Bangladesh que tiene previsto reformarlo para usarlo como hospital. (Foto: Flickr/L2F1)

En una ceremonia celebrada este martes en Singapur y retransmitida en directo por Internet se ha traspasado la titularidad del icónico buque de Greenpeace a Friendship. El navío será rebautizado con el nombre de Rongdhonu que significa arco iris en bengalí. A partir de ahora el barco permanecerá en la costa de Bangladesh y en el Golfo de Bengala proporcionando atención sanitaria primaria, secundaria y urgente a algunas de las poblaciones más vulnerables del mundo que tienen poco o ningún acceso a instalaciones sanitarias básicas.

Imagen de previsualización de YouTube

La organización Friendship lleva una década trabajando en distintas zonas de Bangladesh, está especializada en asistencia médica y ayuda en casos de catástrofes. En la actualidad cuenta con dos barcos. Gracias a la cooperación de Friendship Luxemburgo y Friendship Holanda, el Rongdhonu será el tercero: su orgullosa historia en defensa del medio ambiente ahora se centrará en la preservación de la salud y dignidad humana.

El Rongdhonu también servirá como barco médico de emergencia en la región lo que permitirá a Friendship llevar ayuda médica a esas áreas que ya sufren los efectos del cambio climático.

Greenpeace por su parte no permanecerá mucho tiempo sin un Rainbow Warrior, la construcción del nuevo Warrior, el tercero en llevar este nombre, está casi finalizada. El buque se unirá a la flota de Greenpeace en octubre cuando la organización celebre su 40 aniversario. Los detalles y avances del nuevo Rainbow Warrior pueden verse en la web del navío: A new Warrior.

 

Imagen de previsualización de YouTube

El Rainbow Warrior II navegó por primera vez con Greenpeace en 1989 reemplazando al Rainbow Warrior original que había sido bombardeado y hundido por agentes del Gobierno francés en 1985.

Durante más de dos décadas el buque desafió al sistema jurídico y ganó, se enfrentó a crímenes medioambientales, proporcionó ayuda humanitaria a las víctimas del tsunami del sudeste de Asia en 2004, bloqueó las pruebas nucleares y los envíos de madera ilegal procedente de los bosques primarios, surcó los mares de todo el mundo para protestar contra la sobrepesca, la caza de ballenas, la guerra, el calentamiento global y otros crímenes medioambientales. En uno de sus últimos viajes navegó a la costa de Fukushima para realizar muestreos de radiación.

Durante la ceremonia de cesión, Mike Finchen, capitán del Rainbow Warrior II, citó la profecía de los indios Cree que inspiró el nombre del barco: ??Llegará un día en que la Tierra enferme, y en ese tiempo nacerá una tribu de todas las razas y pueblos del mundo que cree en los hechos y no en las palabras. Trabajarán para sanarla…. y serán conocidos como los Guerreros del Arco Iris.? Finchen añadió que ??en este buque han viajado gentes de todo el mundo, es icono de esperanza frente al pesimismo y un símbolo de la acción frente a la autocomplacencia, es hora de traspasar esa tarea.?

??El objetivo principal del Rongdhonu es recoger ese testigo y sanar? -declaró Runa Khan de Friendship. Después de trabajar durante décadas concienciando a las personas de la globalidad de los problemas, el Rainbow Warrior, ahora como el Rongdhonu de Bangladesh, participará en tareas de ayuda durante los desastres naturales y contribuirá a aliviar el dolor físico entre aquellas poblaciones que no tienen acceso a una sanidad fiable.

Print Friendly, PDF & Email