BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El medioambiente como promesa electoral. De los 500 millones de árboles que prometió el PP a plantar en caso de victoria, a los 45 millones que prometió el PSOE. Pero ¿alguien se acordó de aquellas promesas tras las elecciones?

“Rajoy plantará 500 millones de árboles si gana las elecciones” -decían . “El PSOE ofrece plantar un árbol por cada ciudadano en cuatro años” -anunciaban también.

“El líder del PP, Mariano Rajoy, ha prometido hoy que si gana las elecciones aprobará un Plan de reforestación nacional que supondrá plantar 500 millones de árboles a lo largo de la legislatura. La promesa supera por 10 a la que hacía, meses atrás, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha referido a esta promesa y ha asegurado, esta mañana, que es una propuesta difícil de realizar porque “habría que plantar una media de 1.500 árboles por minuto”. Pero el resultado, de dividir los 500 millones de árboles entre los minutos que tienen los cuatro años de una legislatura, es de 237 árboles por minuto.

“El levantamiento de una barrera verde, lo más tupida posible, para frenar el cambio climático es el objetivo de parte de las medidas que José Luis Rodríguez Zapatero incluirá en su programa electoral bajo el apartado Calidad Medioambiental y Progreso Social. La plantación masiva de árboles es uno de los instrumentos más eficaces contra el calentamiento global, según la comunidad científica, por lo que el propio Zapatero ha dado el visto bueno a la inclusión en su oferta electoral de la promesa de plantar 45 millones de árboles, uno por ciudadano, de 2008 a 2012.

En definitiva, ¿alguien sabe cuantos se llegaron a plantar realmente?

Print Friendly, PDF & Email
2 Replica a este post
  1. ¿Cuántos millones se han plantado ya? A mí me da que ninguno. Otra promesa vacía. Debería existir algún organismo que obligara a cumplir las promesas y, si no se cumplen, a la cárcel o algo así. Lo contrario para mí es fraude.