El periódico belga De Tijd publica un texto de Jean Vanempten titulado “Quid pro quo”. El el mismo, Vanempten, asegura: “La crisis en la eurozona necesita respuestas inmediatas. De lo contrario, la eurozona entrará en una crisis aún más profunda”


(Foto: Flickr/PP Andaluz)

Los teléfonos en España están al rojo vivo. Abundan las llamadas de los bancos y CCAA pidiendo ayuda financiera con urgencia. Mientras tanto, la deuda pública española alcanza niveles máximos, el déficit presupuestario no mengua y la economía desacelera. El Presidente Rajoy no mueve ficha. Se niega a solicitar ayuda europea. Quiere saber primero cuáles son las intenciones del BCE, cuál es el radio de acción del fondo de rescate y cómo pretende Europa reducir las crecientes diferencias de los tipos de interés entre Estados miembros. El tiempo aún no apremia para el Presidente del Gobierno español, pero Rajoy no puede seguir eternamente jugando al póker.
Mario Draghi tampoco mueve ficha. Se limita a declarar que el mandato del BCE permitiría comprar obligaciones soberanas a máximo 3 años. Pero a pesar de esas declaraciones, el BCE lleva meses sin adquirir bonos. Draghi es plenamente consciente de que la compra de deuda a corto plaza no permitiría aliviar las necesidades de financiación de España o Italia.
La crisis en la eurozona necesita respuestas inmediatas. De lo contrario, la eurozona entrará en una crisis aún más profunda. Si los asociados del euro deberán demostrar este mes si desean realmente mantener su moneda única. (leelo aquí completo)

Print Friendly, PDF & Email