El plan del Gobierno de recortar las primas a la energía solar fotovoltaica es tratado por varios medios franceses que se preguntan si esto supone un abandono de la energía solar. Diarios como Le Monde o Les Echos y medios especializados se hacen eco de las medidas del Ministerio de Industria para reducir el deficit y consideran que pueden tener implicaciones a nivel europeo.

Placas solares fotovoltaicas
(Foto: Flickr/Renov-arte)

Le Monde explica que “las ayudas públicas a estas energías han contribuído estos últimos años a convertir a España en uno de los principales productores de electricidad de origen eólico y solar. Pero esta política también ha incitado a las compañías especializadas a ahondar en su endeudamiento multiplicando las inversiones”. Además consideran que los recortes en las subvenciones podrían afectar la “actividad de empresas especializadas en energías renovables como las españolas Abengoa y Solaria, la alemana Q-Cells o la norteamericana First Solar.”

Les Echos considera que España está haciendo economía sobre la energía solar. Comentan que “reducir las ayudas públicas a la construcción de instalaciones de energía solar fotovoltaica puede sorprender en una época en que se resalta la necesidad de estimular el consumo de energías renovables”, pero consideran que el gobierno español quiere centrarse en la estimulación de los sectores de energía eólica y de gas. Además se hacen eco de las críticas de las asociaciones de productores de energías renovables que acusan al gobierno de no haber considerado sus propuestas alternativas”.

Un medio especializado en temas solares como Bati-Depot se pregunta a raiz de los recortes si esto puede significar el abandono de este tipo de energía por parte de España.  Y mencionan la inquietud en el sector bancario: “Los políticos y los bancos han alentado recurrir a las energías renovables en los años anteriores a la crisis llegando a financiar hasta el 85% de estos proyectos. Los bancos locales habrían invertido unos nada despreciables 40.000 millones de euros en energías renovables, convirtiendo a este país en el 2º productor mundial de energía solar tras Alemania, que parece seguir poco a poco el mismo ejemplo. Francia, por su parte, lo está pensando seriamente”.

Y en Usine Nouvelle citan el contexto de los recortes: “el grifo de las subvenciones públicas habría reportado 1.800 millones de euros al sector eólico que produce más del 15% de la electricidad consumida por los españoles, y 2.600 millones al sector fotovoltaico que representa apenas el 2%. Las tarifas de recompra de la electricidad pueden alcanzar 440 euros por megawatiohora. Tal cantidad es diez veces superior a las tarifas negociadas en el mercado libre”.

Print Friendly, PDF & Email
2 Replica a este post
  1. Sin embargo los recortes tienen un efecto positivo, van dirigidos a las grandes instalaciones fotovoltaicas que pueblan los terrenos rústicos, el campo para que nos entendamos, y no afectan prácticamente en nada a las pequeñas instalaciones que son además más sostenibles, las ubicadas sobre las cubiertas y tejados urbanos, que son al fin y al cabo las más próximas al lugar donde se consume la energía.

    En resumen el Gobierno Español lo hizo mal, primo cualquier instalación sin tener en cuenta que muchas de ellas sólo se creaban con fines de especulación financiera. Ahora pretenden favorecer a las que más directamente tienen que ver con la sociedad y el consumo.