El Tribunal General de la UE ha desestimado el recurso de la empresa pública de ferrocarriles española que pedía el restablecimiento del logo de AVE como marca comunitaria ante la oficina de propiedad intelectual porque no mostró “toda la diligencia debida” a la hora de defenderse y presentó su reclamación en castellano y no en inglés. La noticia, que fue adelantada en un artículo de Miquel Roig en Expansión, ha llegado también a los medios internacionales que hablan de “patinazao traductor” para Renfe.

(Foto: Flickr/DariuszSieczkowski)

Renfe trataba de recuperar en los tribunales europeos el derecho a usar la marca figurativa AVE en la Unión Europea que la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo) le había retirado en 2014 tras la reclamación de un ciudadano alemán en 2012 que se opuso porque había registrado el nombre AVE para sus bicicletas eléctricas. El ente público español apeló esta decisión de Euipo ese mismo año pero lo hizo en español cuando las normas comunitarias establecen que debe hacerse en el idioma del procedimiento, que en este caso fue el inglés.

La oficina europea de propiedad intelectual europea notificó este error a Renfe y le dio un mes para remitir la información traducida. Pero la compañía española volvió a enviarla en español. Y tras una segunda notificación ignorada, Euipo dictaminó que el recurso de Renfe era inadmisible por ese defecto de forma, dando la razón al ciudadano alemán. El último “cartucho” de la operadora de ferrocarriles española fue solicitar una figura llamada restitutio in integrum para tratar de recuperar su derecho a recurrir aunque se le pasara el plazo legal, evidenciando que mostró “toda la diligencia debida” al tramitar su solicitud y que el retraso se debió a “causas excepcionales”. Pero el Tribunal General de la UE ha examinado el caso y fallado a favor de la oficina europea, desmontando los argumentos de Renfe al considerar que no ha demostrado haber actuado con toda la diligencia. necesaria requerida por las circunstancias.

Medios internacionales como Euractiv hablan de “patinazo de traducción” y “error humano”que le han costado a la compañía ferroviaria española un caso judicial en la UE. Resalta que el Tribunal europeo ha considerado que Renfe estaba al tanto de los posibles incumplimientos de su reclamación para usar el logo de AVE y no cumplió con los requisitos que se le solicitaban. Y en concreto apunta que el no enviar la documentación en inglés se debió a un fallo humano y no puede considerarse una “circunstancia excepcional”.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido. 

Print Friendly, PDF & Email