Llegó al Real Madrid en verano de 2005, de la mano de Florentino Pérez. Esta temporada, Robinho se ha convertido en jugador imprescindible de la plantilla blanca. Lleva ya 10 goles y siempre marca para ganar. El nuevo presidente, claro, quiere atar al basileño. Qué bien le está viniendo a Calderón el acierto de su antecesor.
Otra cosa es lo que quiera hacer con los jugadores que él trajo este verano. El de los 30 millones, la figura de cristal de 36…Está claro que Calderón no tiene el talento de Florentino para elegir jugadores. Y eso que el Madrid puede tener a los que quiera. Así que lo más que puede hacer Calerón es tratar de retener a los que llegaron en otro tiempo.
Las cosas le van bien al equipo.  Pero no olvidemos que fueron otros los que pusieron sus ojos en los que hoy están haciendo campeón al Real Madrid.