Se llama Method-2, lo está desarrollando la compañía Hankook Mirae Technology en Corea del Sur, mide casi 4 metros y ha disparado el imaginario colectivo ya que lo controla un piloto en su interior, un poco a semejanza de lo que se veía en la serie de animación Mazinger Z o los exoesqueletos de la película Avatar. Porque este fascinante robot gigante es una realidad cada vez más cercana que ya es capaz de andar.

El robot está pensado para ayudar a realizar trabajos extremos imposibles para un ser humano o en entornos en los que sería difícil sobrevivir y principalmente en el ámbito de la industria. Pero el diseño del Method 2 de Hankook Mirae recuerda mucho a las criaturas robóticas que se han visto en el cine, al estilo Transformer o Avatar. Algo que probablemente se explica porque su diseñador principal es Vitaly Bulgarov, un especialista en efectos especiales con una larga carrera en Hollywood SFX y que de hecho trabajo en “Transformer: la edad de la extinción” y en el remake de Robocop.

El proyecto sigue aún en fase de pruebas y tardará todavía en estar operativo. Pero a finales de 2016 consiguió un hito importante al conseguir que el robot diera sus primeros pasos controlado por el piloto sentado en una cabina en el torso del aparato. Hankook Mirae Technology espera que sus primeras unidades puedan estar en funcionamiento a finales de 2017 a un precio de unos 8 millones de euros.

Y entre sus primeros trabajos podría estar la limpieza de la zona de Fukushima tras el accidente nuclear, aunque también hay quien ha sugerido que podrían desplegarse estos robots en la frontera con Corea del Norte a modo de advertencia al régimen de Kin Jong-un.

Print Friendly, PDF & Email