El anuncio de la ruptura de las negociaciones entre la constructora española y la Autoridad del Canal de Panamá es recogida por numerosos medios internacionales que ven a la histórica ampliación de la vía fluvial `al borde del fracaso”.  Aunque varias fuentes aseguran que ambas partes siguen en contacto para solucionar el conflicto, la falta de acuerdo sobre los sobrecostes hace que muchos recuerden las acusaciones a Sacyr de hacer una oferta intencionadamente baja para renegociar el contrato.

The Wall Street Journal señala que la industria culpa a Panamá por adjudicar el contrato a Sacyr pese a las advertencias de que habría sobrecostes. Dice: “Los trabajos para ampliar el Canal de Panamá están virtualmente parados y el consorcio a cargo de la construcción asegura que el proyecto está ahora al `borde del fracaso´ tras romperse las conversaciones. Jorge Quijano,  jefe de la Autoridad del Canal de Panamá, dijo que GUPC tiene la culpa del colapso de las negociaciones, acusando al consorcio de salirse del contrato para exigir una financiación `exorbitante´ e inmerecida para costear excesos que no han sido fundamentados.

 

Representantes de la industria dicen que el gobierno de Panamá podría tener parte de la culpa, ya que adjudicó el contrato a GUPC a pesar de las preocupaciones expresadas en el momento de que su oferta a la baja no se podría completar sin sobrepasar por mucho el presupuesto.”

Financial Times destaca que el proyecto para el Canal de Panamá queda sumido en el caos. Asegura: “Los grandes barcos tendrían que esperar mucho tiempo antes de poder pasar por el Canal de Panamá después de romperse las conversaciones entre la Autoridad del Canal y el consorcio de construcción con dirección española, arrojando en la confusión el proyecto de ampliación.

 

La disputa por los costes ha reavivado las sugerencias -rechazadas por el consorcio GUPC- de que Sacyr hizo una oferta intencionadamente a la baja. El contrato se firmó en 2009 por unos 1.000 menos que la oferta siguiente, en un momento en que Sacyr estaba en lo más alto de la burbuja inmobiliaria nacional. Asegura que corre el riesgo de perder 574 millones si el impasse no se resuelve. El Sr. Quijano dijo que aún era posible llegar a un acuerdo, pero la ventana se hace más pequeña “minuto a minuto´.”

Washington Post se hace eco de que Panamá dice que no cederá al chantaje. Explica: “Las obras en el ambicioso proyecto de expansión del Canal de Panamá se suspendieron etras romperse las conversaciones sobre cómo resolver una disputa de más de 1.600 millones de sobre costes. El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá, Jorge Quijano,dijo que el parón les dará tiempo para analizar la forma de proceder. `Ni siquiera quiero sugerir que los próximos pasos serán fáciles o libres de riesgo´ dijo un Quijano visiblemente enfurecido a los periodistas. `Lo que sí quiero dejar claro es que no vamos a ceder al chantaje´añadió”.

La Libre Belgique apunta que Sacyr rectifica el anuncio de ruptura con Panamá. Recoge: “Las obras de ampliación del Canal de Panamá `continuan´ y la negociación  con la Autoridad del Canal (ACP) `sigue abierta´, dijo una fuente del grupo español Sacyr, contradiciendo déclaraciones anteriores. Sacyr anunció la ruptura pero pocas horas más tarde, su presidente, Manuel Manrique rectificaba en la Cadena Ser. Preguntado si las negociaciones se habia roto definitivamente, respondió: “no, no. Lo que pasó es que la ACP rechazó nuestra última propuesta, sin ofrecer una alternativa viable y por eso publicamos el comunicado anunciando la ruptura de las negociaciones.”

La BBC recoge que Sacyr niega haber paralizado las obras de ampliación. Apunta: “La constructora española que lidera el proyecto de expansión del Canal de Panamá ha negado que el trabajo se haya detenido. En la disputa, el consorcio dice que 10.000 puestos de trabajo están en riesgo, pero la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) dice que no `cederá al chantaje´ y ha anunciado que las conversaciones con el consorcio se habían roto. La ACP también dijo que las obras se habían detenido. El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, admitió que el trabajo puede llegar a pararse, si las empresas constructoras se quedan sin dinero en efectivo, pero dijo que semejante decisión no había sido tomada aun por el consorcio.”

Reuters asegura que Sacyr sigue luchando y negociando por la expansión del Canal. Sostiene: “El consorcio liderado por la constructora española Sacyr sigue en contacto con la Autoridad del Canal de Panamá, con el fin de reanudar las conversaciones sobre un acuerdo para ampliar el canal, dijeron dos fuentes el jueves. El proyecto de ampliación quedó en suspenso el miércoles tras romperse las negociaciones. Sin embargo, `hay correspondencia entre las dos partes, invitando a la otra al diálogo´, dijo una fuente del consorcio el jueves. Otra fuente familiarizada con el asunto aseguró que los abogados de ambas partes seguían trabajando para resolver la situación, a pesar de que formalmente las conversaciones se han roto.”

The Times resalta que la disputa sobre costes amenaza con hundir el proyecto que remodelaría el flujo del comercio mundial. Explica: “El ambicioso plan de 5.000 millones de dólares para ampliar el Canal de Panamá y remodelar el flujo del comercio mundial está en riesgo inminente de fracaso a un coste de 10.000 puestos de trabajo y miles de millones de dólares de gasto por adelantado, ha advertido la compañía española que dirige las obras.”

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com