Cada cuatro años, el Consejo Nacional de Inteligencia de EEUU publica el estudio Global Trends en el que analiza cuales pueden ser las tendencias en las relaciones internacionales para el 2025. El último considera que el cambio climático puede convertir a Rusia en una potencia energética, aunque alerta del peligro interno por las mafias. En España, un informe del CNI, advierte también, al hilo del interés de Lukoil por Repsol, de las posibles intenciones rusas de controlar el suministro energético del norte, el centro y el sur de Europa.

Vladimir Putin
(Foto: Flickr/Inkjeterprinter)

El informe del NIC norteamericano se titula “Global Trends 2025: A transformed world” y analiza precisamente los cambios que se están produciendo en el sistema internacional que ha subsistido desde la Segunda Guerra Mundial. Habla de Brasil, China, India y Rusia como de los nuevos actores determinantes que traerán nuevos intereses y nuevas normas.

Más específicmente, el estudio plantea que el calentamiento global mejorará la situación para países como Rusia o Canada, aumentando su capacidad agrícola y sobre todo facilitándoles el acceso a las reservas petrolíferas del norte. Ambos factores reforzarán sus economías. Sin embargo la inteligencia de EEUU considera que el potencial de Rusia puede verse mermado por la falta de inversión en su sector energético, la persistencia del crimen organizado y la corrupción gubernamental.

Recientemente se ha conocido también otro informe, del Centro Nacional de inteligencia español que también analiza los intereses energéticos de Rusia. En el se considera que la entrada de la empresa privada rusa Lukoil en el mercado español -en concreto en Repsol- estaría destinada a dar poder a Rusia para aislar energéticamente el sur de Europa, que es la única área importante del continente que queda ahora fuera de su alcance.

El Global Trends 2025 también incluye otras “predicciones” llamativas. Por ejemplo alertan que la misma plaga de crimen organizado que sufre Rusia podría extenderse otro país del Este o Centro de Europa e incluso hacerse con el gobierno, aunque no especifican a qué nación se refieren. Calculan también que la población mundial se incrementará en 1.400 millones de personas lo que supondrá un serio impacto sobre los recursos y provocará enfrenamientos, especialmente en Africa y el Sur de Asia.

Aunque curiosamente, el estudio considera que la influencia y amenaza de Al Qaeda irá decayendo antes de lo que se piensa y probablemente no tascenderá esta generación. Citan su creciente impopularidad en el mundo musulman -en donde la red mata a más personas- su ideología extrema, sus irrealizables objetivos estratégicos y su incapacidad para convertirse en un movimiento de masas.

En cuanto al poder global, la inteligencia de EEUU considera que Turquía e Indonesia pueden convertirse en actores importantes del nuevo orden mundial, al igual que Iran si recorta su teocracia. En cuanto a la influencia de su propio país, el Global Trends 2025 prevé que el dolar ya no sea la divisa predominante a nivel económico, sino que comparta protagonismo con otras monedas y que la necesidad de resolver problemas domésticos reduzca el papel de superpotencia de EEUU en el mundo.

2 Replica a este post