Imagen de previsualización de YouTube

El enorme castaño de 150 años que la joven judía podía ver desde el ático de su casa en Amsterdam y que aparece varias veces en su diario no será finalmente talado. El Ayuntamiento de la ciudad holandesa anunció en noviembre su intención de derribarlo por tener un hongo que pudría su tronco. Sin embargo la fundación Arboles de Holanda y un grupo de vecinos y admiradores de Ana Frank emprendieron una campaña para salvarlo. En 20 minutos cuentan que acaban de lograr un acuerdo para que siga en pie al menos por los próximos 5 años.

La web de la Fundación “Support Anne Frank Boom” tiene ediciones en varios idiomas y ha recibido apoyos de todo el mundo. Recurrieron a un juez para que paralizara la tala del castaño y obtuvieron dos meses para buscar alternativas. Tras negociar con el alcalde y el dueño del arbol, han logrado una “amnistía” para el arbol de entre 5 y 10 años, aunque deberán  reunir los 50.000 euros que costará el refuerzo metálico que evite la caída  de sus 31 toneladas de peso.

Los promotores de la campaña aseguran que la vista de este arbol era la única conexión a la vida de Ana Frank y simbolizaban su esperanza. De hecho en la red hay también una especie de monumento-homenaje interactivo en forma de árbol. También explicaban que los hongos han afectado al castaño, pero no suponen una amenaza mortal. Incluso aseguran que ha superado pruebas de resistencia y que podría sobrevivir a un huracan. El arbol fue podado en 2005 y las imágenes que aun circulan por Youtube muestran las dificultades que tuvieron los operarios para reducir su copa.

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email