Imagen de previsualización de YouTube

[11-2-2010] Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro:  “Hay que salvar a Grecia porque hay que salvar al euro. Y, aunque no les apetezca mucho, los alemanes van a tener que salvar a Grecia porque los bancos alemanes son los principales acreedores del país heleno.

Pero en este momento caótico, lo que también se tambalea es la propia idea de la Unión Europea. No queremos imaginar la magnitud de la desilusión de los países del este, recién llegados al anhelado club europeo, al comprobar la debilidad de la arquitectura continental. Hoy, en Bruselas, todos se han esforzado para sostener, al menos, el discurso unitario. Pero la fe colectiva se encuentra en sus momentos mas bajos.

Han reaparecido todos los viejos recelos. Alemania y los países escandinavos confirman sus prejuicios de primera hora de que las naciones del sur tienen los pies de barro. Y nadie sabe qué efectos va a tener la actual crisis en la evolución de la Unión, pero el tiempo de impulso que teóricamente se abría en Lisboa, tiene toda la pinta de ser un globo pinchado.

El nuevo presidente, Von Rompuy, y la sustituta de Solana, la flamante representante en Asuntos Exteriores Cathering Aston apenas son sombras. Y a la gente, el público en general, el proceso europeo le parece tan indescifrable como la física cuántica o la conjetura de Goldbach.

Pero seguro que entiende mejor esto: Grecia perdió la confianza de Europa porque falseó sus cuentas y ocultó datos a la oficina del Eurostat. Pues bien, hoy, el semanario Der Spiegle nos cuenta que las artimañas para hacerlo las diseñó el todopoderoso grupo de inversión norteamericano Goldman Sachs. Y ustedes perdonarán la insistencia; no es monomanía, pero es que lo miremos por donde lo miremos, todo pasa por, para, dentro, bajo, sobre, por, los bancos, los consorcios financieros, los colosales flujos de dinero que se pasean imperiales sobre la cabeza de las democracias.

Con el gran desplome mundial creímos que había llegado el tiempo de la política. Pero no ha sido así. Los votos son cada vez más buñuelos de viento.?

Las aperturas del informativo de Iñaki Gabilondo, cada día

Print Friendly, PDF & Email