Imagen de previsualización de YouTube

Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: ??Apuntes para una reflexión sobre el “Alakrana”. Primero, sobre los secuestradores: algunos los consideran una especie de patrullas costeras que defienden sus aguas de los depredadores extranjeros. ¿Lo son?, ¿o son más bien mafias, conectadas con señores de la guerra o traficantes con base en grandes capitales europeas o asiáticas, que explotan un suculento negocio?.

Segundo: ¿pueden nuestros barcos olvidar esas aguas y buscar otros caladeros?. No es nada sencillo: el Índico abastece el 40% de la industria transformadora europea. En otros caladeros escasean las licencias y no se puede abandonar así como así a los socios de Europa, Seychelles, Madagascar o Isla Mauricio.

Tercero: ¿cómo proteger a nuestros barcos?. Llevar militares a bordo de buques particulares puede convertir un incidente en un conflicto internacional. Lo que se ha decidido, vigilantes privados con preparación militar, suena a provisional. ¿Que situación legal se daría si se producen tiroteos y hay muertos?. La idea que España ha propuesto a la Unión Europea tiene mejor aspecto político y jurídico, pero no sabemos si sería muy funcional: adiestrar a somalíes para que ellos vigilen sus propias costas. Pero, ¿lucharían contra otros somalíes o se sumarían al negocio de la piratería?.

Cuarto: si se repitiera otro caso similar, ¿detenemos a los secuestradores o hacemos como que no les hemos visto?. Los ciudadanos creemos haber aprendido que es mejor llevarlos a Kenia, pero ignoramos a qué conclusión han llegado el Gobierno o la Audiencia Nacional. Por cierto, el Gobierno ha sabido resolver bien, pero reaccionó con mucha lentitud y ha cometido fallos muy serios en la atención a las familias.

¿Y la justicia?. La nota del presidente de la Audiencia Nacional, sacudiéndose la responsabilidad de haber traído a los secuestradores a España fue penosa. Mas aún que el sainete de la minoría de edad del pirata. Parece mentira que en momentos tan delicados, nuestras instituciones manejen tan mal sus gestos públicos.

Quinto: tema de fondo? ¿pagar el rescate es claudicar?. Con treinta y seis vidas en juego, ¿hubiera decidido alguien algo distinto?. Por cierto, el rescate no lo ha pagado el Gobierno. Buenas noches.?