En EEUU y otros países, cada año surgen centenares de startups,  nuevas empresas de base tecnológica,  en el sector del desarrollo de software que surgen o se hacen un nombre. Pero en España aparte de Tuenti o BuyVip, apenas se oye hablar de casos de éxito.  cada 2 años. El emprendedor tecnológico David Bonilla reflexiona en su blog sobre el motivo de esta “escasez”.

Un evento de starup
(Foto: Flickr/Ellas 2.0)

Y asegura que “la razón es muy, muy sencilla. Simplificando hasta el infinito, la receta para que una startup triunfe tiene dos ingredientes: Una buena idea y tiempo y recursos para convertirla en una realidad. El problema es que, en España, hay buenas ideas, pero dinero -que es la traducción más prosaica de ??tiempo y recursos??- NO HAY.”

A continuación comenta las declaraciones del presidente de DaD, una de las firmas de inversión en startups tecnológicas de referencia en España, que afirma que invierten ??de 50.000 a 200.000 euros? por empresa y que, de media, financian 4 proyectos al año. Es decir, que una de las principales firmas de inversión en España invierte una media de? ¿800.000 euros al año?

“Por poner en contexto esos 800.000 euros, os hago la siguiente apreciación. En un evento como Launch, destinado a poner en contacto a startups y posibles inversores, se ofrecen entradas para bootstraping startups o, lo que es lo mismo, empresas con pocos recursos o auto-financiadas. Los pobretones de la clase, vamos. ¿Y sabéis cuáles son las condiciones para ser considerado oficialmente pobre?  Tener una inversión menor de 1 millón de dólares y hasta 10 empleados Es decir, que la empresa del señor Carpentier podría invertir todo el dinero que tiene disponible en un año en una sola empresa y esta seguiría siendo considerada oficialmente POBRE”, asegura Bonilla.

También considera que los 50.000 son “totalmente insificientes para crear cualquier prototipo mínimo viable (intenta convencer a dos buenos programadores de que dejen su trabajo? con dinero en el banco para pagar su nómina los próximos seis meses). Contratar a dos programadores que cobren 30.000 ?/año tiene un coste empresa de 80.000. Ni hablar de tener una oficina, invertir en marketing, viajar a algún evento internacional para buscar y tener feedback de inversores o pagar teléfono, material de oficina?”

Y termina ¿Os imagináis presentando la idea de negocio de Twitter a un inversor español? Esperad, antes de que os atragantéis de la risa, imaginad que conseguís que os hagan caso y que, entonces, les empezáis a hablar de escalabilidad, de latencia, de NoSQL y pedís dinero para contratar a 8 o 10 técnicos. A que no os resulta difícil visualizarlos diciendo: ??Venga hombre, ¿para esa cosita de 140 caracteres?. Eso, entre dos, lo tenéis hecho. Y el diseño, por 600 ? hay una empresa en Ciudad Real que te hace la güel entera???.