La economía creció un 3,13% el año pasado, pero los salarios reales, descontando la inflación, retrocedieron el 1,8% en España. Es lo que evidencia un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Es el segundo peor dato entre los países de la zona euro y el mayor retroceso en cinco años. En comparación a nivel europeo, los salarios sufrieron de media un crecimiento cercano a cero, es decir estancamiento, mientras que a nivel mundial crecieron un 1,8%.

(Foto: Flickr/Eneas)

La caída de 1,8% en los sueldos reales en España en 2017, supone un retroceso con respecto a 2016, cuando apenas cayeron un 0,6% y mucho más en relación a 2015, cuando crecieron un 1,6%. Y el descenso del año pasado es además el mayor en los últimos cinco años.

A nivel europeo, los salarios se estancaron de media en 2017, tras las subidas del 1,2% en 2016 y 1,6% en 2015. Por países se aprecian diferencias claras, En Alemania y Francia los sueldos reales crecieron un 0,9% y 0,1% respectivamente mientras que bajaron en Italia, -1,2%, España y Grecia, cuya caída del 3,6 es la única mayor que la española. En términos mundiales, el crecimiento de los salarios reales fue del 1,8%, lo que supone un descenso respecto a 2016 cuando subieron el 2,4%. Y esta tendencia a la moderación es aún mayor si se excluye a China de la estadística, lo que dejaría el crecimiento mundial de los salarios en el 1,1%. Esta sería la tasa de crecimiento más baja desde 2008.

El informe de la OIT también pone de relieve la brecha salarial de género y desvela que a nivel mundial, las mujeres cobran de media un salario aproximadamente un 20% inferior al de los hombres. En España, en cuanto a ingresos por hora, esa disparidad entre sexos alcanza el 14%, mientras que en ingresos mensuales es del 13,9%. La brecha de género es asimismo mayor en el sector privado que en el público y más elevada entre los empleos a tiempo parcial que en las jornadas completas.

Print Friendly, PDF & Email

Aporta link o información: