BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Jaime Barrallo, un instructor de la Escuela de Supervivencia de montaña, solía decir que el peor miedo está dentro de uno mismo: el pánico, la soledad, la desesperación. La única forma de vencerlo es conocerlo y mantener la mente ocupada. Hoy he vuelto a encontrar esas palabras en un manual de supervivencia.

Barrallo había extraido aquel consejo de los testimonios de decenas supervivientes.  No importa el escenario; Quienes han sobrevivido a una catástrofe o a un accidente aéreo, en la montaña, en el mar o en la selva, saben que el miedo es un aliado pero el pánico es un enemigo:

“Debemos tener en cuenta -dice el manual- que una situación de supervivencia es una prueba de resistencia. Y en este tipo de pruebas el músculo que jamás debe fallar es la voluntad. Voluntad de vencer, voluntad de sobrevivir, este es el factor más importante. Al final todo se reduce a una actitud psicológica fuerte que nos permita enfrentarnos sin desfallecer a la desesperación, la angustia, el tedio, el dolor, el hambre, la fatiga…”

“La soledad y el tedio llegan de forma gradual una vez que el individuo, realizadas las tareas inmediatas, se sienta a esperar y la mente comienza a divagar y a jugarnos malas pasadas. Con ellas aumenta la depresión y disminuye la voluntad de sobrevivir. Se combaten de la misma manera que el miedo y el pánico: manteniendo la mente ocupada

Con el tiempo descubrí que aquellos conocimientos trascendían a las situaciones de emergencia: la vida en sí es una situación límite.

Puedes leer esta y otras historias similares en “Identidad“, la nueva sección de radiocable.com sobre superación.

Print Friendly, PDF & Email