La práctica del surf suele necesitar de una condiciones exigentes: un oceáno movido capaz de crear olas grandes y a ser posible no excesivamente lejos de alguna orilla. Sin embargo, los adelantos tecnológicos han hecho posible simular estas condiciones artificialmente. Asi existen varias máquinas de olas en el mundo. Una que se ha instalado en Chile no solo genera corriente y alguna caída, sino que crea auténticos “tubos” y olas que permiten saltos y toda clase de piruetas.

En general las máquinas de olas  artificiales están pensandas más para iniciación o práctica ligera, pero cada vez se van sofisticando más y permiten a los surfistas más y más trucos.

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email