BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

¿Qué ha pasado? ¿Cuando he perdido el cariño de mi pueblo?, ¿Por qué ya no sé recuperarlo? Fue una reflexión que hizo la reina Isabel tras la muerte de Diana de Gales, según retrató Stephen Frears en la película “La Reina“. Había pasado demasiado tiempo en Palacio sin darse cuenta de la enorme transformación que están viviendo la opinión pública y sus mecanismos. Pero cuando quiso darse cuenta era tarde.

Esta semana Teddy Bautista se dirigió a los socios de la Sgae para enviarles lo que autocalificó como un “análisis objetivo y orientador” de la situación provocada tras la caida de la Ley Sinde. En la carta, Bautista establece paralelismos con la Revolución francesa y concluye invitando a los artistas a sumarse a su reivindicación:

“…Si has leído hasta aquí, es que entiendes el desafío y estás dispuesto a salir del cómodo anonimato o del silencio de los corderos. Piensa y plantea, comprométete con el resto de compañeros y compañeras, pide explicaciones serenas y respetuosas, pero firmes y argumentadas […]  Escribe a políticos y medios de comunicación, manifiéstate en las redes sociales, comparte con amig@s y colegas esta frustación de sentirnos ciudadanos de segunda […] Hoy toca pensar; mañana, preguntar; pasado, ya veremos.”

Es una petición injusta por muchas razones. La primera, porque hay muchos creadores que están en contra de esa Ley, y no por la intencionalidad sobre protección de derechos de autor sino porque su redacción es tan ambigua y mala que deja toda una puerta abierta a la censura. Ese es el verdadero problema, salvo que la censura no importe a Bautista.

Pero hay otras injusticias contenidas en la nota del gestor musical: Es la Sgae la que tiene delegada la representación de sus músicos y por tanto la que debe recibir los envites de su defensa. Es como si un abogado te pidiera que salieras a dar la cara por él, porque representar tus presuntos intereses le provoca incomodidades.

La Sgae, como la industria, es culpable, además, por dejación de responsabilidades. Si hubieran puesto en marcha un servicio como Itunes a tiempo, a un precio asequible y decente y tecnológicamente sencillo de manejar, no tendría que haber sido Steve Jobs quien inventase Itunes y se forrara con ello. Pero han estado mareando la perdiz, viviendo en la ceguera más absoluta, persiguiendo gigantes donde ni siquiera había molinos.

Los músicos, además, deben ser cautelosos. Como dije ayer, Ángeles González-Sinde ha conseguido que el rechazo de los ciudadanos hacia la conducta de la Sgae se extienda a todo el sector cultural de este país. Un rechazo injusto, sin duda, pero con claros responsables tanto dentro del gobierno como del sector de la “industria cultural”.

Por otra parte, como pudo comprobar Ramoncín,  pedirle a un artista que se parta la cara ante la sociedad por un paradigma que está en profunda transformación, además de injusto, es empíricamente un suicidio social.

Sea como fuere, se están equivocando quienes defienden la Ley Sinde. Hay fórmulas muy eficaces hoy para vivir de la música gracias a las nuevas tecnologías y nunca hubo un mercado tan grande, tan global y tan accesible como el que ha provocado Internet. La piratería que persiguen hoy, con esa Ley pseudodemocrática, está dejando de existir tal y como la conocemos. Además, tratar de perseguir hoy la conducta de los “Internautas pre-Itunes” es absurdo e ineficiente y sin embargo, de ser aprobada, ahí quedará la Ley para que pueda ser utilizada con cualquier otro objetivo menos el que decía ansiar.

Yo tengo mucho respeto a la actividad cultural. Me gusta emocionarme con la música y leer un buen libro, como al 99% de los internautas.  Tengo por tanto un profundo respeto a los artístas, pintores, músicos, cineastas y autores de todo pelaje, incluido el mio. Pero cometerían un error muy grande al despreciar a su público pensando que sus reivindicaciones son propias de analfabetos.

Alejandro Sanz se dirigía a los políticos desde EL PAIS y decía: “Espero que recapaciten y sean parte de la solución. Todavía estamos a tiempo. Si no prepárense para ser rehenes de los Señores de la Red para el resto de sus vidas”

Alejandro Sanz me parece un buen tipo pero lo que denomina como “Señores de la red”, otros lo conocemos como ciudadanía. Una ciudadanía que exige que para defender unas libertades, no queden aplastadas otras.

Es importante darse cuenta de estas cosas, antes de que sea tarde.

Print Friendly, PDF & Email
4 Replica a este post
  1. Respetuosamente Fernando, creo que lo de “señores de la red” es real. Hay un grupo de influencia en Internet que ha presionado mucho, cada uno por razones distintas, y creo que se ha radicalizado hasta el punto de no ver, o no querer ver, este tema de forma objetiva. Y es legítimo, no digo que no.

    Obviamente, esos “señores de la red” -el término me parece desafortunado, pero lo entiendo- son ciudadanos, pero no representan a la ciudadania. El parlamento sí y merece el mismo respeto.

    Este post, por ejemplo, aunque de forma muy suave, creo que deja entrever cierta amenaza velada a esos artistas. Y ellos también defienden su posición de forma legítima. Otros de esos “señores de la red” lo hacen de forma mucho más agresiva -peticiones de correos masivos a políticos, por ejemplo-.

    Un saludo y felices fiestas

  2. Pero Jose Luis yo nunca he dicho que las reivindicaciones de salvar el sector no sean legítimas. Lo que digo es que esta ley invade otros territorios que nada tienen que ver con eso.
    Por otra parte no he tratado de lanzar una amenaza, solo faltaba, pues yo no voy a ser quien persiga a nadie como nunca he descalificado a Ramoncín. Me limito a constatar el hecho de que el propio Ramoncín está sufriendo todavía el haber dado la cara por un modelo y por una entidad -la Sgae- cuyas prácticas son bien criticables.

  3. No Fernando. No veo por ningún lado la supuesta puerta abierta a la censura.

    No me parece mal (lo hacen todas las organizaciones sociales) movilizar a sus miembros en defensa de sus intereses.

    No representan los descargadores compulsivos al conjunto de los internautas.

    No se tiene más derecho al ocio gratuito que al pan gratuito.

    No se tiene derecho al gratis total por considerar que los productos sean caros (aplícalo a todo lo demás)

    NO ha tenido nunca el acceso al ocio y a la cultura más posibilidades que ahora, y sin tener que recurrir al pirateo.

    No deberíamos dejarnos arrastrar por cualquier “libertalismo” interesado, en beneficio de las empresas de hardware y las grandes operadoras.

  4. Me reconforta leer opiniones como la de José Luis y Manolo2, que plenamente comparto. SGAE se equivocará mucho pero eso en modo alguno puede servir de justificación para someter a indefensión a un colectivo de personas que se gana la vida escribiendo canciones, libros o guiones. Mientras otros se enriquecen ellos cargan con el sambenito de millonarios que no quieren perder privilegios, cuando eso es la excepción del colectivo y no la regla. Y es lamentable la movilización social que provoca el miedo a perder las descargas gratuitas cuando no son capaces de mover un musculo por otros abusos que sufren a diario, probablemente porque han perdido la capacidad de pensar por si mismos, es más facil delegar esa tarea en el autor del algun blog. Gracias de nuevo a los dos, me habeis alegrado el día.