La tertulia de corresponsales extranjeros del canal 24h de TVE, que está presentada por Elena Ochoa, contó esta semana con François Musseau, del diario francés Liberation, Diane Cambón, del también galo Journal de Dimanche y Giles Tremlett del británico The Guardian.

Analizaron los datos del paro de abril, los problemas de los bancos españoles y las elecciones francesas.

La tertulia del pasado 4 de mayo
[ver la tertulia en video a partir min 15:00]

Para François Musseau, la bajada del paro en abril: “parece una buena noticia pero es engañoso en el fondo porque el desempleo sigue siendo una lacra tremenda y a un año vista el aumento es muy importante e inquietante a nivel europeo”. Giles Tremlett destaca que pese al repunte de abril, “la tendencia es mala. Fuera cuesta incluso imaginar como es un paro del 24% y las previsiones para 2013, si se sigue con la austeridad, son de un 26%.”

Diane Cambon apunta que “es posible que la bajada del para haya sido por las reformas, pero habría que preguntarse ¿que tipo de empleos se han creado: indefinidos, basura…? porque hasta ahora las reformas del gobierno han destruído más empleo del que han creado, puede haber habido una mejora, pero muy leve”.

En cuanto a los problemas del sistema bancario español, el corresponsal de Liberation resaltó que “lo que está haciendo ahora Luis de Guindos me parece muy importante. Primero porque ha asegurado que va a responder con trasparencia. Eso significa que va a empujar, porque no puede obligar como Estado, a los bancos a segregar sus activos inmobiliarios. Desde fuera se mira mucho a España por la toxicidad de sus activos inmobiliarios que se sabe que es lo que hace dudosos a sus bancos.”

Mientras que el periodista de The Guardian aseguró “al final habrá ayuda pública. Porque esas sociedades de liquidación que son más bien “bancos malos” habrá que financiarlos de alguna manera. Y todo el suelo que se acumularía ¿quien lo va a comprar? Quizá tendría que ser el Estado o quizá ayuda europea. Aqui no va a haber un rescate al estilo griego o portugues, pero España sí va a necesitar ayudas para determinadas parcelas… y el banco malo podría ser una de ellas”.

Y Tremlett apunta que “para mi “un `banco malo´ no es malo. Al revés puede ser la solución. Y todo el mundo cree que con un banco malo se pierde dinero, pero en Suecia y Japón, el Estado ganó dinero con el `banco malo´: retuvo esos activos tóxicos hasta que el mercado volvió a funcionar y luego los vendieron con plusvalías”.

La corresponsal de Journal de Dimanche por su parte subrayó “no creo que Europa esté dispuesta a salvar y pagar las deudas de los bancos que han invertido en inmobiliaria y en inversiones tóxicas.” Y sobre el `banco malo´apunta que “es negativo desde un punto de vista moral. Es decir la consecuencia de inversión mal pensadas las van a pagar los españoles con sus impuestos”.