La tertulia de corresponsales extranjeros del canal 24h de TVE contó Giles Tremlet, del diario británico The Guardian, François Musseau, del francés Liberation y Santiago Pérez del Wall Street Journal.

El tema principal del debate fue la convocatoria de huelga general para el proximo 29 de marzo.

La tertulia del pasado 9 de marzo
[Ver la tertulia completa a partir del min. 15]

Santiago Perez del WSJ asegura que la huelga general “se veía venir y marca el inicio de una segunda etapa en el gobierno de Rajoy. En la primera se han implementado las reformas. Y ahora empieza la segunda, que es una carrera contra el reloj para ver si tienen efecto en la economía y se ve cuanto puede aguantar la gente, la incomodidad social, las protestas…” Cree en cualquier caso que el impacto de la huelga en los mercados va a ser marginal y explica que las pérdidas son de un día de producción “con lo cual no suelen ser muy importantes”.

Giles Tremelett explica que en The Guardian “la convocatoria no nos ha parecido noticia porque ya se sabía que iba a haber huelga general y solo se le ha puesto fecha”. No cree que vaya a tener un impacto económico importante y subraya que la huelga se ha convocado “a los tres meses de entrar el gobierno, cuando hay cuatro años por delante. Yo creo que los sindicatos están gastando los cartuchos. El gobierno acaba de salir de las urnas, tiene un apoyo político clarisimo y una mayoría absoluta por lo que no tiene de qué preocuparse”.

François Musseau también asegura qu Liberation no considera noticia las convocatorias, solo las huelgas en sí mismas “y si tienen impacto”. Destaca que “el problema es que a los sindicatos no les quedaba otra que convocar la huelga, pero han perdido su cartucho. Eso dice muchísimo del poder político y económico y es sintomático de la debilidad social”. Subraya que la reforma laboral lo que ha hecho es cambiar las reglas de juego del sistema: “va a provocar mucha destrucción de empleo a corto plazo y segun el gobierno más flexibilidad en el futuro. Pero esto no lo sabemos. Es el contraste entre la precipitación de esta medida y lo que habrá que esperar para ver si tiene efecto”.

En cuanto a si los sindicatos pueden sacar partido de la huelga, los corresponsales se muestran muy escépticos. “Haría falta un exito histórico para que tuviera un poquito de impacto en el gobierno, porque Rajoy ya ha dicho que va a aplicar esta política” segun Musseau. “Aunque quisiera, Rajoy ya no puede cambiar de política”, afirma Tremelett. Y Perez cree que: “hay pocas posibilidades de que cambie el espríritu de la reforma por la mayoría absoluta del PP y porque esta reforma la demandan Berlin y Bruselas”.