BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El peri√≥dico brit√°nico The Guardian publica un texto de Giles Tremlett¬† sobre el juego del Partido Popular en Catalu√Īa que ha causado tanta pol√©mica. El texto destaca que este asunto llega en un momento inquietante pues los partidos han introducido por primera vez a la inmigraci√≥n en campa√Īa pol√≠tica:

‚??El partido en la oposici√≥n de Espa√Īa, el Partido Popular, se ha visto obligado a cancelar un videojuego en su p√°gina web, que mostraba a su principal candidata a las elecciones regionales de Catalu√Īa destruyendo inmigrantes ilegales. La eliminaci√≥n del videojuego llega en un momento en el que la candidata, Alicia S√°nchez Camacho, y otros intentan hacer de la votaci√≥n del 28 de noviembre las primeras elecciones en Espa√Īa en la que la inmigraci√≥n desempe√Īa un papel muy importante‚?Ě.

‚??El video, en el que S√°nchez Camacho aparece como el personaje de Lara Croft que elimina a los inmigrantes saltando de helic√≥pteros, se coloc√≥ el martes en la p√°gina web de la campa√Īa del partido de ideolog√≠a conservadora, lo que provoc√≥ gran indignaci√≥n y fue eliminado. El Partido Popular afirm√≥ que sus dise√Īadores no hab√≠an seguido bien las instrucciones. Otros partidos catalanes tambi√©n han jugado con el tema de la inmigraci√≥n. Josep Antoni Duran i Lleida, uno de los l√≠deres de la coalici√≥n nacionalista catalana Convergencia i Uni√≥, que parece va a ganar las elecciones, se ha quejado de que demasiados ni√Īos nacidos en Catalu√Īa tienen madres inmigrantes‚?Ě. [texto de Giles Tremlett]

En realidad el contenido del videojuego es en s√≠, un asunto menor, casi anecd√≥tico. El problema real es el marco en el que ha irrumpido.¬† Los partidos,¬† como destaca The Guardian, han colocado sobre el tapete electoral a la inmigraci√≥n por inter√©s egoista. Y la f√≥rmula es peligrosa: abren un espacio de debate, fabrica una pol√©mica donde no existe que despu√©s, tras las elecciones, ser√° abandonada. Pero ¬ŅQue suceder√° m√°s tarde con esa inquietud?… Pues que vendr√° algui√©n a ocuparla.

Como he contado aqu√≠, una de las explicaciones m√°s l√ļcidas que se han escrito sobre el salto hacia el fascismo y su complejidad, la recoge Michael Burleigh en su libro ‚??El tercer Reich‚?Ě. ¬ŅC√≥mo es posible que estando a un centenar de pasos de los campos de concentraci√≥n Nazi, miles de personas incluidas las √©lites intelectuales, desviasen la mirada hacia otro lado d√≠a tras d√≠a?. ¬ŅC√≥mo y cuando se produjo esa transformaci√≥n √©tica en aquella gente? Burleigh evoca un informe an√≥nimo para explicarlo en el que se establec√≠a un paralelismo con la reconstrucci√≥n de un puente:

‚??Los ingenieros no pod√≠an limitarse a demoler una estructura ya existente, debido a las repercusiones en el tr√°fico ferroviario. Lo que hac√≠an en su lugar era ir renovando lentamente cada tornillo, viga o ra√≠l, un trabajo que apenas si hac√≠a levantar la vista de los peri√≥dicos a los pasajeros. Sin embargo un d√≠a, se dar√≠an cuenta de que el viejo puente hab√≠a desaparecido y que ocupaba su sitio una nueva estructura relumbrante‚?Ě (‚?ĚEl tercer Reich‚??, Ed.Taurus)

Con esto hay que ser especialmente cuidadoso. El drama humano de la inmigración, y el dolor de miles de familias rotas por la distancia y la necesidad de prosperidad es tal que no se puede prestar a las bromas, a los videojuegos, ni a las manipulaciones. Es impropio de un partido que se dice católico.

[Mas noticias de Espa√Īa desde el exterior en NOS MIRAN]