Desde hacía 20 años, los practicantes de la modalidad de “pesca a mosca” venían usando el mismo tipo de carrete semiautomático. Hasta que dos emprendedores leoneses crearon el Thinkfish Bold, un nuevo  carrete más completo que está triunfando entre los más de 10 millones de pescadores “a mosca” y que ya se vende en países de todo el planeta.

El carrete de Thinkfish
(Foto: Flickr/Thinkfishworld)

Se calcula que los practicantes de esta modalidad de pesca deportiva mueven en torno a 1.500 millones de dólares anuales en la compra de equipamiento. Esto es lo que animó a los creadores de Thinkfish a idear un nuevo y revolucionario carrete.  Cuatro años les ha llevado diseñar el Bold, que tiene un mecanismo de recogida independiente del freno que es de combate, auténtico Large Arbor, 5,5 vueltas de bobina por accionamiento de palanca y un diseño mucho más moderno.

La tecnología y el diseño están protegidos por dos patentes internacionales. Y de momento el carrete de Thinkfish ha conquistado a pescadores de Francia, Italia, Alemania, Bélgica, Suiza, Australia y Nueva Zelanda. En este 2011 tienen previsto cerrar acuerdos con siete países más y, en un plazo de cinco años, quieren estar presentes en 38 países de los cinco continentes.

Desde el primer momento detectaron que el 99% del potencial mercado estaba en el extranjero, por lo que desde el nacimiento de la iniciativa la apuesta por los mercados internacionales estuvo clara. Las primeras ventas fueron en España, pero casi inmediatamente después, el carrete Bold ya se estaba exportando. Y al acabar el año, la firma prevé que el 85% de los ingresos provengan del exterior.

Además de Ferias internacionales y competiciones, la empresa leonesa también ha apostado fuerte por Internet para darse a conocer. Tienen página web en varios idiomas y perfiles en las principales redes sociales, incluyendo una cuenta en Flickr y un canal en Youtube donde pueden verse videos de sus productos.

 

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email