El corresponsal danés del Berlingske Tidende comenta en radiocable.com que la reforma flexibiliza el mercado laboral, pero “es un problema para algunos trabajadores” que se quedan sin protección. Martin Tonner explica además las diferencias con el sistema en Dinamarca. Alli es más sencillo despedir a alguien, pero la situación de los trabajadores -que en un 90% están sindicalizados- es mejor, con un paro “decente” y unas herramientas de búsqueda de trabajo mucho más “potentes”.

Martin Tonner

Para Martín Tonner, la reforma nace debilitada porque “debería haberse aprobado con una mayoría más amplia teniendo en cuenta la situación en la que está España con un paro tan alto”. Cree que “algo había que hacer con el mercado laboral español, hay algo que no funciona”, pero entiende las quejas de los sindicatos y la izquierda porque “lo que todos vemos todos es que será más barato despedir a la gente y no hay ninguna garantía de que luego se vaya a contratar más.”

El corresponsal explica que en su país las “cosas están mejor para el trabajador”. Aunque señala una diferencia fundamental: allí el 90% de la gente pertenece a un sindicato, lo que da estos un poder mucho más grande que en España. Además la mayoría de las normas laborales se aprueban por consenso entre trabajadores y empresarios. Y aunque es más fácil echar a alguien a la calle, luego pueden contar con la prestación por paro durante dos años -antes cuatro- y un sistema de búsqueda de trabajo y de formación, en el que están muy implicados los sindicatos, muy eficaz.

Print Friendly, PDF & Email