Leonardo Torres Quevedo. No es un nombre que suene mucho en España. Sin embargo este cántabro nacido en 1852 merececía pasar a la historia como uno de los más destacados inventores del siglo XIX y XX e incluso precursor de tendencias de hoy en día en campos como el control remoto o la inteligencia artificial. Su Aerocar, una especie de teleférico que permite cruzar por encima de las cataratas del Niágara acaba de cumplir 100 años y se esta reivindicando su figura en el año Torres Quevedo. Pero además destacan sus aportaciones pioneras como el Telekino, uno de los primeros sistemas de control a distancia o El Ajedrecista, un auténtico antecesor de Deep Blue.

(Foto: Flickr/Gelopg)

Torres Quevedo fue un ingeniero de Caminos, aunque en su carrera destacó casi más como inventor, científico, matemático y tecnólogo. Y en un país como España, tristemente famoso por haber acuñado la frase “Que inventen ellos”, su figura es especialmente relevante. Nació un 28 de diciembre de 1852 en Santa Cruz de Iguña, (Cantabria) y murió en 1936. Y muchos de sus mejores trabajos e innovaciones los desarrolla pasados los 50 años. Siempre defendió la necesidad de que España apostase con más fuerza por la ciencia y la innovación, aunque en 1918 le ofrecieron ser ministro de Fomento y lo rechazó.

En este 2016 se ha celebrado el centenario de su Aerocar, quizá su creación más famosa. Un 8 de agosto de 1916 comenzaba a circular sobre una zona de las legendarias cataratas del Niágara una especie de teleférico-transbordador sobre seis cables que permitía cruzar de un punto a otro del río. El invento era especialmente seguro porque gracias a un sistema de contrapesos, permitía que en caso de que uno de los cables se seccionara, el resto asumía la carga. Desde entonces lleva funcionando sin contratiempos y con elegancia, transportando 25.000 personas anuales y convirtiéndose en una de las atracciones de la zona.

(Foto: Flickr/Diegotorres)

Ahora el “Spanish Aerocar” como se conoce al funicular en honor de Torres Quevedo ha sido homenajeado y se ha inaugurado una placa en el Niágara la que se le califica de “ejemplo de innovador adelantado a su tiempo”. El Gobierno español también ha colaborado decretando éste como el Año Torres Quevedo y se han organizado exposiciones sobre su obra. Marca España se ha unido a los reconocimientos a la figura del inventor cántabro y durante varios días ha tuiteado información sobre él y sus hitos.

Pero además Leonardo Torres Quevedo dejó otros importantes inventos. Por ejemplo el Telekino que desarrolló entre 1901 y 1903. Se trata de un sistema de control remoto mediante ondas de radio con el que fue pudo hacer volar dirigibles a distancia. Estos trabajos han sido reconocidos en el mundo científico como precursores de muchos de los estudios que permitieron avances en autómatas e inteligencia artificial. Y otro de los inventos de Torres Quevedo fue precisamente un robot capaz de jugar al ajedrez contra un humano. El Ajedrecista puede considerarse el antecesor de Deep Blue, la máquina capaz de ganar al campeón del mundo sobre el tablero.

(Foto: Flickr/Marilink)

Print Friendly, PDF & Email