Julien Toyer, de la agencia Reuters apunta en radiocable.com que conseguir que el crédito vuelva a fluir en la economía y confirmar la mejoría del segundo trimestre son las dos mayores tareas pendientes para España tras el verano. Y avisa que el fantasma del rescate de España no se puede dar por desaparecido: “Se ha parado por las elecciones alemanas, pero hay un otoño plagado de riesgos para España y segun cómo se responda podría reactivarse”.

Julien Toyer

Julien Toyer cree que el gran reto económico del gobierno para el nuevo curso es el mismo que antes de las vacaciones: “Reactivar el crédito y tener la banca en orden de marcha. Se pensaba el año pasado con el rescate bancario que se iba a lograr bastante antes, pero el caso es que el crédito no ha vuelto a la economía. Y no parece tampoco estar a punto de volver.”

Apunta también: “En el segundo trimestre hubo un comportamiento de la economía española mejor de lo esperado. También lo hubo en Francia o Portugal. Y ahora la cuestión es ver si esto se confirma en el tercer trimestre. Es decir si fue algo que tuvo más que ver con la gran liquidez que ha habido en los mercados internacionales y los grandes flujos financieros entre países emergentes y países europeos o si fueron los fundamentos de la economía española los que mejoraron. Yo tiendo a pensar que fue más lo primero que lo segundo y eso puede ser un riesgo para el gobierno.”

Sobre la actuación del gobierno, el corresponsal asegura: “Está en su papel de intentar generar confianza con un discurso optimista y voluntarista. Es cierto que además la situación financiera está mejorando. Por mucho que no haya crédito, la situación de los bancos españoles es mucho mejor este año que el pasado. Y hay menos turbulencias en los mercados de divisas y bonos. Lo que no mejora es la situación económica y eso es lo que percibe la gente: el paro que sigue subiendo, las empresas siguen cerrando, hay pocas hipotecas, poco consumo… es la vida real.”

Julien Toyer, que fue autor de muchas de las primicias de Reuters sobre el rescate bancario y las negociaciones en la UE, avisa además que no cree que pueda darse aun por superado por completo el riesgo del rescate soberano de España: “Hace un año había varias cosas que apuntaban hacia el rescate. Una era las turbulencias en los mercados. Y esto como se ha tranquilizado, ayuda a despejar las dudas y el fantasma. Pero el criterio principal -lo fue en los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal- es `qué quiere Alemania´.”

Y añade: “Una de las razones, para mi, que explican por qué no se pidió el rescate el año pasado y ha desparecido del panorama es porque hay elecciones en Alemania. Y tanto los actores políticos como financieros han entendido que hasta las elecciones alemanas nada iba a pasar. Pero de los resultados que salgan pueden depender muchas cosas. Si la situación económica sigue más o menos estable, si las turbulencias en los mercados no vuelven y en Alemania no hay cambio de rumbo político, es posible que sigamos en lo mismo. Pero si hay guerra en Siria, vuelven las turbulencias y el partido de Merkel ve que es un arma que puede usar en una jugada política, creo que podría volver a desencadenarse”.

El corresponsa avisa: “Habrá que ver la reacción de los inversores al tercer rescate a Grecia, puede que Portugal tenga que renegociar el suyo y se podría ampliar el rescate bancario a España. No creo que sea una tormenta perfecta, pero sí un otoño plagado de riesgos para España, de cuestiones y preguntas que se tendrán que responder poco a poco. Y de las respuestas a estas preguntas dependerá que se tenga que solicitar o no el rescate. A lo mejor el año pasado, estábamos más en un 80% de posibilidades a favor y 20% en contra, y ahora en un 50-50. Pero para mi la cuestión no ha desparecido de los radares para nada.”