Julien Toyer asegura en Radiocable.com que la incertidumbre y la falta de gobierno en España no está preocupando a los inversores, ni está teniendo efecto en la caída de las bolsas. El corresponsal jefe de Reuters en España señala que hay otros elementos “más fuertes” que ayudan a la economía española y que hacen que a corto plazo, el impacto de la fragmentación del 20D sea “muy poco o ninguno”. Aunque sí señala que los mercados pueden reaccionar con mayor preocupación si se revocan reformar como la laboral o si finalmente hay un gobierno débil. Y advierte de que además ha habido una “infravaloración” de la posibilidad de que Podemos tuviera un papel político relevante, algo que los mercados podrían ahora “corregir”.

Julien Toyer considera que a corto plazo la incertidumbre y la falta de gobierno en España tendrá “muy poco impacto o ninguno” en la economía. Explica: “Hay otros elementos que son mucho más fuertes y que ayudan al mercado y apoyan al crecimiento económico, como los bajos precios del petróleo, los bajos tipos de interés y la liquidez del BCE. Estos elementos son tan fuertes que el problema de la inestabilidad no afecta. Y además, aunque se criticó mucho a Rajoy por pasar el presupuesto antes de las elecciones, esto está dando tranquilidad para que los partidos negocien con tiempo y sin presión de inversores extranjeros.”

No cree tampoco que la inestabilidad política esté influyendo en la caída de las bolsas: “Esta viene dada por criterios internacionales: el crecimiento en China, las consecuencias del precio del petroleo para algunas corporaciones… La caída en España está en línea con la de otros países europeos. Aunque en los dos o tres últimos días, sí hemos visto que la prima de riesgo ha repuntado un poco más en los países de la periferia del euro. Ahí si hay cierta preocupación, por Portugal, Grecia, Italia y España, pero no es lo principal.”

El corresponsal advierte de que sí puede aumentar algo la preocupación si una vez que empiece a funcionar el Congreso se decidiera cancelar “alguna de las grandes reformas que gustaron tanto fuera, como la laboral. O si dentro de unos meses no se avanza en reformar la financiación de la Seguridad Social o de las Comunidades Autónomas, podría haber una chispa que encendiera algo. Pero ahora mismo, no hay reacción a ese nivel.”

En cuanto a cómo recibirían los mercados, un posible gobierno del PSOE en minoría o con apoyo de Podemos, Julien Toyer señala: “Podría preocupar más porque a lo largo del año pasado, los mercados infravaloraron la posibilidad de que Podemos tuviera un papel relevante en el gobierno y ahora podrían aplicar una corrección, que implicaría valorar la posibilidad de una política mucho más de izquierdas que suele gustar menos a los mercados financieros. Y también les puede preocupar que sea un gobierno débil que tenga que apoyarse en varios partidos y que pueda caer.”

El periodista recuerda que a los inversores “les gusta mucho la estabilidad”. Por ello cree que un gobierno débil unido a la situación de Cataluña “que no termina de aclararse” sí podría disparar un poco la preocupación. “No a los niveles de 2012 o 2013, pero sí corrigiendo la infravaloración”, asegura.