Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) alerta de que el 8% de la población activa española (1.850.000 personas) dedica más de 12 horas al día a su actividad laboral. Y no se trata de ejemplos de productividad o compromiso, sino que en muchos casos manifiestan un problema psicológico de adicción al trabajo.

Un trabajador
(Foto: Flickr/Angiedelavega)

Los expertos señalan que dedicar más de 50 horas a la semana al trabajo puede determinar la adicción. Y existe además otro problema: trabajar en exceso está bien visto socialmente y se valora. De hecho se estima que el problema afecta en torno al 20% de la población activa en países como Japón. Y en España, las cifras se sitúan entre el 11,3 y el 12%.

Según el psiquiatra José María Vázquez Roel, esta adicción puede degenerar en una patología peligrosa, ya que en la mayoría de los casos esto conlleva hábitos de vida poco saludables (sedentarismo, tabaquismo, alcohol y consumo de drogas), afecta a la salud (ansiedad, irritabilidad, estrés?) y perjudica gravemente las relaciones familiares.

Entre los síntomas que sirven para detectar quienes pueden padecer este problema están la extrema actividad y dedicación laboral (trabajan fuera de hora, fines de semana o vacaciones), la compulsión en el trabajo (incapacidad para delegar tareas), una implicación laboral desproporcionada (autovaloración centrada en el trabajo), y un deterioro de la vida cotidiana (comunicación interpersonal deficiente).

En la red pueden leerse consejos y guias para luchar contra este problema y evitar que el compromiso con el trabajo se termine convirtiendo en un problema de salud.